Curiosidades

Rugby: valiente tecnología


Cuando se habla de tecnología y deporte, pocas son las ocasiones en las que el rugby no viene a colación. Y es que el deporte de la pelota oval puede presumir, como nadie puede, de haber conjugado en su seno dos variantes casi que contrapuestas como son tradicionalismo y evolución tecnológica.

Aunque no deja de ser cierto que otras disciplinas, como por ejemplo el atletismo, el tenis o la natación, han incorporado sistemas no-humanos para la toma de decisiones (el foto-finish o el ojo de halcón), lo cierto es que su implantación no produjo una polémica tan importante como en el mundo del rugby. Y esto es, principalmente, a que no hay ningún otro deporte en el mundo que cuide tanto de su tradición y de sus costumbres como éste. Aún a día de hoy es normal ver a los jugadores de dos equipos compartir junto a sus respectivas aficiones de un buen tercer tiempo (unión de ambos conjuntos para disfrutar de unas bebidas tras el partido) y, lo más interesante, es que esto no solo pasa en el sector más humilde del rugby. Incluso en el pasado Mundial de Rugby, los jugadores de la todopoderosa selección del País de Gales invitaron a su propio vestuario a los de Uruguay para disfrutar de unas cervezas tras el encuentro entre ambos equipos. Los británicos, pese a vencer al combinado charrúa por 54-9, quedaron sorprendidos con el nivel de un equipo sudamericano que solo contaba con tres profesionales en sus filas y allí los invitaron a disfrutar del encuentro entre Nueva Zelanda y Argentina.

Pero a su vez, en este mismo Mundial de rugby que dejó escenas tradicionales como ésta, la tecnología tuvo un peso importantísimo en el desarrollo del campeonato. Ciertas decisiones tomadas a través de métodos no-humanos (especialmente en el encuentro entre la selección inglesa y Fiyi) fueron blanco de fieras críticas por parte de un buen sector de los aficionados al rugby. Y es que, evidentemente, el camino hacia la modernización nunca es un campo de rosas.

Ahora, tras la disputa de este Mundial, el rugby afronta una nueva etapa en lo que a tecnología se refiere, en la que se debe valorar la conveniencia de la instalación de nuevos elementos como muñequeras de datos biométricos, bolas de rugby con GPS incorporado o lentillas HUD para los jugadores de campo. Dichos cambios supondrían un nuevo paso adelante en la modernización del rugby y, como tal, conllevaría nuevos problemas que afrontar a la hora de conciliar dichos avances con la cultura tradicional del deporte.

Sin embargo, si algo ha enseñado el rugby al resto del mundo del deporte, es que, si se quiere, la implantación de tecnología en el deporte es un objetivo factible. A su lado, solo hay que al fútbol, otra disciplina también muy arraigada a su pasado pero que afronta unos problemas brutales a la hora de decidirse sobre la llegada de la tecnología. Para llevar a cabo dicho paso, lo que hace falta por encima de todo es algo que desde luego rebosa por todas partes en el rugby tanto dentro como fuera del terreno de juego: valentía.

 

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Fuente: Redacción

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.