CINE Y TV

Neighbors 2


Imagina que tienes una vida más o menos perfecta. Un trabajo, una pareja, un bebé. Una agradable casa en la que vivir…hasta que una hermandad se muda a la casa de al lado. Un grupo de adolescentes bañados en alcohol y con semillas de marihuana como caramelos. Este es a grandes rasgos el argumento de la ultima stoner movie de la cartelera, Neighbors 2 (En España, «Buenos vecinos 2»).

Por ella desfilan todos los tópicos sobre la juventud, pero también un retrato bastante certero de los nuevos viejóvenes, esa generación de treitañeros que no han acabado de crecer del todo pero ya no son unos chavales como sus vecinos. En el transcurso de la película, intentan por todos los medios vender su casa para mudarse, y en realidad da igual si lo consiguen o no. Sin ponernos filosóficos, podríamos decir que lo que está en juego es la vieja lucha entre lo joven y lo viejo, entre el control y el descontrol, entre el carpe diem y una mirada un poco menos inmediata: la de los maduritos que sin embargo no son del todo viejos.

Lo que se enfrenta en esta divertida película no son unos capillitas recalcitrantes y unos jóvenes desmelenados. Son unos adultos que lo son desde anteayer, y que ni siquiera se reconocen como tal en el espejo. Este cambio en los antagonistas añade mucha sal al asunto, y además amplía enormemente el target de público al que se dirigen.

Más allá de esta novedad, el resto es parecido a lo de siempre: risas, cuerpazos y equívocos que hacen de esta peli un plan perfecto para una noche de verano. ¿Perpetúa los tópicos sobre una juventud descerebrada y un uso de las drogas abusivo y despreocupado? Sí, claro. Pero todos sabemos lo que vamos a ver en la pantalla: no una mirada lúcida sobre la marihuana y el alcohol, sino los despropósitos divertidos y desprejuiciados que han ideado unos guionistas en estado de gracia.

Fuente: Redacción


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.