CINE Y TV

Las mejores películas del cine argentino


Uno de mis rituales favoritos durante mis años de estudiante universitaria, ha sido encontrarme con un par de amigos muy queridos cada viernes a la noche, a disfrutar del cine argentino. Como amante del buen vivir, suelo leer los top 10 cuando quiero ver películas por tema o región, evitándome así largas e inútiles horas de búsqueda y ahorrándome chascos a la hora de terminar mi tarro de pochoclos (las bien ponderadas palomitas de maíz). Tal como se hace referencia en este artículo de las mejores películas es imposible no sentir que al listar las mejores, dejaremos alguna afuera. En todo caso listaremos diez más cuando sea necesario, pero si de algo estoy segura, es que de estas, no te olvidarás fácilmente. Al terminarlas te darás una idea completa y acabada de lo que significa ser argentino. Viajarás por nuestras rutas, conocerás nuestros arquetipos indiscutidos y recorrerás zonas dolorosas de nuestra historia. El argentino promedio está perfectamente expuesto en estas propuestas cinematográficas. Si luego de verlas, quieres comprarte un pasaje y venir a la Argentina, te preguntarás en qué momentos la ficción y la realidad se cruzaron. Y encontrarás seguramente que algunos personajes de tu pantalla caminan por Buenos Aires.

Paso a presentarte entonces, las que considero diez películas argentinas que no puedes dejar de ver.

1. El secreto de sus ojos.

Una gran película, una ópera silenciosa”

Julia Roberts

Esta joya ganadora del Óscar a la mejor película extranjera (2010) fue dirigida por Juan José Campanella y protagonizada por excelsas personalidades como Guillermo Francella y Ricardo Darín. Es sin duda una revelación del cine argentino.

Solamente te adelantaré que se trata de un drama policial con toques de romanticismo, en el que un escritor (Benjamín Espósito) obsesionado por un asesinato ocurrido veinticinco años antes, no parará su búsqueda de la verdad hasta el minuto final. Lee con atención lo que acabo de poner y vete a darle play. No dudes. Si ganó el Óscar, fue por algo. Imagínate que Julia Roberts protagonizó luego una versión hollywoodense de este film. Pero de eso hablaremos en otra ocasión.

2. Un cuento chino.

Si El secreto de sus ojos no fuera ganadora del Óscar, me hubiera animado a poner este clásico argentino primero en la lista. Una comedia de rechupete, en la que un chino intenta comunicarse con un malhumorado ferretero porteño. Cómo llegó el chino a Buenos Aires, cómo logra que el triste y agrio Roberto se abra por fin al amor, cómo se hace en serio para sortear la torre de Babel y qué pasa cuando una vaca cae del cielo, son algunas de las respuestas que obtendrás si decides mirarla. Esta película te dirá todo lo que puedes saber sobre un porteño de clase media, hundido en mediocres recuerdos y secretas esperanzas. Y verás cómo puede sobrevivir un chino idéntico a otros chinos, en una ciudad como Buenos Aires.

3. Nueve Reinas.

Un clásico sin igual, ganadora de veintiún premios, esta película fue sin lugar a dudas, mi puerta de entrada a disfrutar del cine argentino como lo hacía del extranjero.

Dos estafadores (Ricardo Darín y Gastón Pauls) se cruzan en una estación de servicio y se montan casi sin quererlo en una jugarreta tramposa durante un día entero, intentando dar el golpe adecuado. La película abre al mundo la indiscutida idiosincracia porteña en el que la “tima¨, la “viveza criolla”, la “caradurez”, pintan de cuerpo entero a un estilo de argentino promedio. El valor de unas estampillas, puede cambiar la realidad en un día.

4. Metegol.

Basta de dramas y dramones; este dibujo animado argentino, podría ser una mezcla alquímica entre Toy Story y Mi villano favorito pero con una originalidad sin precedentes. Su director Juan José Campanella, no para de engrandecer su nombre, esta vez potenciando lo mejor del pueblo argentino con una propuesta encantadora. Una verdadera delicia para compartir en familia. Amantes del fútbol, sea de mesa o de cancha, extranjeros que deseen conocer de que se trata ser argentino y argentinos que quieran reírse de si mismos, bienvenidos a ésta dulce comedia futbolera en la que los personajes de un metegol cobran vida y la devuelven. Los verdaderos amigos, literalmente “son de fierro”.

5. El hijo de la novia.

No es quinta por estar en quinto lugar. Es eterna. Conmovedora comedia con algo de drama, protagonizada por los magnos Hector Alterio, Norma Aleandro y Ricardo Darín. Nominada al Óscar como mejor película extranjera, es un clásico argentino digno de ser mencionado.

Hay un único gesto en deuda en años de matrimonio que tiene Nino para con su esposa: darle el gusto a de casarse por Iglesia. Aunque haya Alzheimer de por medio. Hay un único aprendizaje que tendrá que hacer Rafael, el hijo de la novia: comprender a sus 42 años lo que significa parar una vez la rueda, su restaurante, la vida, los apuros, los no compromisos y entregarse a un verdadero acto de amor. Prepara los pañuelos y disfruta del cine que mueve sentimientos.

Si la vida te pasó de largo, ¿qué esperás para alcanzarla?”

Nino Belvedere

6. Historias mínimas.

Debo confesar que mi amor por la Patagonia Argentina hace que este film no pueda quedar fuera de la lista. Salir un poco de la gran capital bonaerense para internarse en la magia del sur del mundo es una de las invitaciones que nos hace Historias Mínimas. Una película para los amantes de las historias sencillas, esas que ocurren en cada rincón de un pueblo, en la ruta de un camionero, en los interiores de una vivienda. Disfruto mucho de este tipo de cine en el que las miradas profundas, las arrugas marcadas o la ilusión ingenua de alguna pueblerina, se hacen visibles y son el argumento mismo.

Dirigida por Carlos Sorín, la película narra tres historias paralelas que en algún punto se unen y dejan de ser paralelas, claro. Un hombre que añora a su perro, otro que llevará al límite su obsesión por entregar una torta a un personaje desconocido y una sencilla chica que participa de un concurso de televisión. No sé si lo que la hace tan deliciosa es la sencillez de cada diálogo o el punto en común que tienen las tres historias. Es una película para practicar algo de mindfullness y vivir cada segundo de ella en el momento presente.

Te dejo algo más que un trailer:

7. Kamchatka.

Podría tratarse de un estilo de versión argentina de La vida es bella, a diferencia de que el niño protagonista de Kamchatka, realmente percibe el miedo y el clima enrarecido que se vive en la Argentina de la dictadura militar. Hay que tener un estado de ánimo dispuesto para ver este drama basado en la durísima realidad que le tocó vivir al país. Me pareció acertado resumir una crítica que encontré para transmitirte el espíritu de este film: es realmente una película de miedo, no por la crudeza de las imágenes, sino porque hace experimentar en carne propia las sensaciones que vivieron miles de familias argentinas en la época más oscura de su historia.

El protagonista y narrador de Kamchatka es un niño que un día empieza a vivir en un clima extraño sin saber bien de que se trata la cosa. No se le brindan demasiadas explicaciones pues hablar de más es peligroso. Le alcanzan las mínimas explicaciones para entender que algo no anda bien. Sus padres lo buscan de la escuela más temprano que de costumbre, se mudan a una vieja casa de campo en la que no tienen relación con casi nadie, se pasan días jugando al T.E.G, que representa clara y simbólocamente la guerra, táctica, estrategia, pero sobre todo resistencia ante el peor de los escenarios posibles. Cecilia Roth y Ricardo Darín son quienes protagonizan esta cruda lucha por la supervivencia. Claro que no es la historia de una familia. Es la historia de un país.

8. La historia oficial.

Continuando con la trama de la anterior, podría ser esta otra vez la historia de más de una familia argentina que haya vivido el infierno que representó para el país la dictadura militar.

Con los mismos protagonistas que “El hijo de la Novia”, fue la primer película argentina en ser galardonada con un Óscar (1985). Estelares actuaciones de Norma Aleandro y Héctor Alterio.

En ésta ocasión, un matrimonio de profesionales e intelectuales de clase media argentina, disfrutan de su burguesa vida junto a una hija adoptada. Aparecen preguntas que harán despertar a la realidad. Preguntas que se hará sobre todo la madre, profesora de historia, al empezar a indagar el verdadero origen de su hija y quién es realmente su marido. Preguntas que le traerán dolor, rupturas, pero por sobre todo le enseñarán a abrir los ojos a la verdadera historia, más cruda y tangible que la que ella enseña. Otra vez en la historia de una sola familia, se narran los dolores de un país en los años mas oscuros de su existencia. Se desmorona la historia oficial a partir la la historia real que se descubre. Difícil de digerir.

9. Relatos Salvajes.

Debo confesar que no soy amiga de la violencia, ni disfruto demasiado de películas que la expliciten. Pero no puedo dejar de nombrar esta genialidad que no sin motivo ha sido premiada y nominada en más de un festival. La película muestra a partir de seis pequeñas historias, cómo la condición humana puede llevar al límite sus comportamientos a partir de sucesos cotidianos que viviríamos tú o yo en la cola de un supermercado por ejemplo, o al entrar en un baño de estación de ómnibus. Exagerados finales que a mi entender muestran cómo la violencia a lo grande se origina a partir de cotidianeidades mal llevadas. De tal manera se cruza el límite entre lo civilizado y lo desbordado.

Con sólo estos tres comentarios puedes darte una idea de hacia dónde te lleva una de las películas más aclamadas del cine argentino:

«Un compendio endemoniadamente delicioso de seis historias independientes unidas por el tema de la venganza… el disfrute general apenas decae».(Jay Weissberg, de Variety)

«Una colección de historias deliciosas, horribles, espeluznantes y escabrosas desde Argentina… Szifron consigue un truco muy difícil, hacer que algo resulte genuinamente divertido y aterrador al mismo tiempo». (Peter Bradshaw, The Guardian)

«El filme nos absorbe desde que arranca hasta el desenlace… siempre atrapados por lo que estos personajes, en tono de desesperación hacen, cuando la mayoría se quedaría en el molde». (Pablo O. Scholz, Clarín)

10. La odisea de los giles.

Se lleva el lugar diez solamente porque es tan nueva, tan nueva, que te la dejé como postre. Superestreno 2019, parece que este film está haciendo furor dentro y fuera del país. Nada más decirte que la vi esta semana en cine, porque aún está en cartelera. Noticia de último momento: representará a la Argentina en los premios Goya.

He aquí mi resumen: Argentina, en estado puro. EL cansancio de los buenos. Algo así.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.