Mundo Apple

Los auriculares sin cables de Apple se convertirán en un audífono ‘low cost’


Esta aplicación compatible con los AirPods promete ayudar a las personas con pérdida auditiva por un par de cientos de euros frente a los más de 1.000 euros que puede costar un dispositivo tradicional. Y no es la única, cada vez hay más y mejores opciones

¿Qué sucedería si los audífonos fueran reemplazados por un par de auriculares inalámbricos y una aplicación para smartphone?

Esto podría ser posible gracias a una start-up suiza responsable de la aplicación Fennex, lanzada para iPhone hace poco y que funciona con los auriculares inalámbricos de Apple AirPods de 135 euros. El CEO de la empresa del mismo nombre, Alex Mari, defiende que eligió los dispositivos y la plataforma móvil de Apple en parte debido a su popularidad, y en parte porque cree que un teléfono Android tardaría más en procesar el sonido.

La app Fennex, actualmente gratuita (aunque hay que pagar por ciertas características), todavía está dando sus primeros pasos. Mari explica que la versión actual funciona como un “audífono barato”: simplemente prueba la audición del usuario en cada oreja y usa los resultados para actuar como un amplificador ajustable personalizado. Por ejemplo, si tiene problemas para escuchar en una clase, podría colocar su teléfono cerca del atril y sentarse unas cuantas filas por detrás para escuchar la explicación con sus AirPods.

Pero las mejoras ya están llegando, explica Mari: la aplicación va a ir ganando características que ayudarán a reducir el ruido no deseado y las interferencias del micrófono. Además, más allá de ayudar a las personas que sólo buscan escuchar mejor en algunas situaciones, el software podría también funcionar con el hardware de Apple y convertirse en una alternativa viable a un audífono regular para aquellas personas que tienen pérdida auditiva moderada, sostiene. El responsable confirma: “Queremos acercarnos lo más posible a la tecnología de los audífonos”.

La compañía suiza no es la primera que se mete en este tipo de aplicaciones, el uso de teléfonos inteligentes y auriculares para mejorar la audición ya es una tendencia en boga, tanto para ayudar a las personas con pérdida auditiva como para aquellas que simplemente quieren poder ajustar la forma en la que escuchan. Ya existen algunas aplicaciones similares que funcionan con auriculares y smartphones, como Petralex, así como auriculares especializados que trabajan con sus propias aplicaciones para teléfonos inteligentes, como Here One de Doppler Labs. A diferencia de los audífonos, cuyo precio puede llegar a alcanzar los 1.000 euros el par, estos dispositivos para la audición pueden costar unos cientos de euros mas que el precio de un smartphone.

Dentro del mercado, Fennex afirma ser la única aplicación diseñada específicamente para los AirPod y, puesto que Apple está claramente alejándose del modelo tradicional de auriculares (los eliminó del paquete de los iPhones lanzados el año pasado e incluyó solo su cargador patentado Lightning) es posible que en los próximos años los AirPods estén mucho más presentes.

El distinguido profesor de ciencias del habla y la audición en la Universidad de Indiana Bloomington (EEUU), Larry Humes, es optimista y cree que un invento como Fennex sí podría sustituir a un audífono tradicional para aquellos con una pérdida de audición de leve a moderada. El profesor opina que el paso dado hace poco por la legislación de EEUU, que obliga a la Administración de Alimentos y Medicamentos a crear una nueva clase de audífonos de venta libre. también podría ayudar a esta posibilidad, ya que se espera que esta medida conduzca a una gama de productos relacionados con la audición que la gente podrá obtener sin la necesidad de visitar a un médico.

Sin embargo, como Mari sabe, es evidente que concentrarse en desarrollar software para un par específico de auriculares es arriesgado, ya que Fennex no puede controlar lo que Apple hace con su hardware ni el acceso que da a los desarrolladores que quieren crear programas que funcionen con él.

También está el tema del retraso en la audición. Fennex trabaja con los micrófonos de los AirPods para grabar los sonidos que rodean al usuario, para después enviar el audio a la aplicación de iPhone para su procesamiento y luego mandarlo de nuevo a los auriculares. De momento, el retraso es de 130 milisegundos, una cifra buena para escuchar, pero excesiva si el usuario está tratando de participar en una conversación.

Fuente: Technologyreview.es


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.