Robótica

La revolución de los robots autómatas


Si has estado siguiendo las noticias de tecnología puede que te preguntes si los robots están a punto de hacerse con el control de nuestras vidas. Google, en particular, ha realizado varias adquisiciones de robótica: la compañía compró ocho empresas de robótica en el segundo semestre del año pasado, entre ellas Boston Dynamics, un fabricante de robots con patas con suficiente equilibrio como para pasar por encima de obstáculos y correr, y recientemente acordó comprar el fabricante de aviones no tripulados Titan Aerospace, cuyo avión robótico podría ayudar a llevar internet a lugares remotos del mundo.

¿Qué significa todo esto? Como poco, compañías como Google están anticipando tendencias empresariales. Estas compañías saben que la robótica es importante, e incluso quizá revolucionaria. Pero si es cierto que se acerca una revolución al mercado de consumo, ¿qué aspecto va a tener? ¿Y por qué iba a suceder ahora?

Si lo que te viene a la mente es una invasión de robots antropomórficos andando y hablando, los cambios que se avecinan te van a sorprender. De hecho, muchos ya han ocurrido. Los robots ya son una parte esencial de la civilización moderna, pero han realizado principalmente tareas repetitivas y estáticas (como por ejemplo darte efectivo en cajeros automáticos). Ahora, gracias a varias tendencias, entre ellas el descenso en el precio de ciertos componentes tecnológicos, los robots pronto serán capaces de hacer frente a una serie de tareas más complejas y variadas, con mayores grados de autonomía e inteligencia.

El verdadero obstáculo en este mercado ha sido el coste de compra y creación de prototipos de los principales componentes de hardware, que permiten a las máquinas recoger datos e interactuar con el mundo que les rodea. Ahora, por primera vez, estos componentes se pueden probar y producir a un precio asequible para los consumidores. Podríamos ver un robot que le dé de comer a tu mascota cuando estés fuera de casa, o un robot con forma de saco de boxeo y manos que te ayude a entrenar en boxeo.

Pero volvamos a los cajeros automáticos. Imagínate que pudieran aprender a caminar por un festival o evento y se centraran en personas que parecieran interesadas ​​en hacer una compra. Los avances tecnológicos de los últimos años han hecho que explorar ideas como esta sea económicamente viable. Gracias al auge de la producción de teléfonos inteligentes, una cámara pequeña puede costar sólo 20 dólares (14,6 euros), lo que facilita y abarata que las máquinas puedan leer datos visuales del mundo que les rodea. Otros componentes, como procesadores y sensores, también se han abaratado exponencialmente en los últimos años (de nuevo, en gran parte gracias a la producción de teléfonos inteligentes). Aún existen grandes y emocionantes retos que superar (por ejemplo, crear el software necesario para fabricar un cajero automático «inteligente»), pero la tecnología y los modelos de negocio ya existen.

El Roomba es uno de los pocos casos de éxito en el mercado de la robótica para el hogar, y es un buen ejemplo de cómo se puede automatizar una tarea con la correcta combinación de tecnología y componentes más baratos (como motores y sensores). El mercado de las aspiradoras en sí mismo es enorme: Transparency Market Research lo estimó en 11.000 millones de dólares (8.000 millones de euros) en 2012 y proyecta un aumento hasta 14.600 millones de dólares (10.700 millones de euros) en 2018. Las ventas de robots aspiradora aumentarán más rápido que el resto.

Hay mucho margen de mejora en este sector de mercado. Las aspiradoras robóticas como el Roomba deben aprender a navegar por los obstáculos con mayor habilidad, limpiar superficies verticales, alcanzar lugares altos y recibir información e instrucciones por teléfono. Pronto podrían darse incluso más avances. Puede que en el futuro el robot sea capaz de dividirse en robots más pequeños para poder limpiar grietas y lugares de difícil acceso.

Las revoluciones de los teléfonos inteligentes y los PC nos han dado valiosos precedentes para el estudio de este mercado. Si se pueden crear dispositivos útiles a un precio suficientemente asequible, surge toda una industria de pensadores, ingenieros e inventores para atender la creciente demanda. De hecho, probablemente veamos una tienda de aplicaciones para el hardware de robots.

Por otro lado, intentar predecir hacia dónde se dirige la industria de la robótica es como sostener el primer iPhone en 2007 e imaginar cómo se convertiría en parte de nuestra vida: pensar lo que nos depara el futuro es emocionante, pero imposible de saber. Con la presentación del primer iPhone, Apple creó una extraordinaria pieza de tecnología. Pero más importante aún, produjo un producto a un precio asequible. Ahora podemos hacer lo mismo con los robots, y las posibles aplicaciones son infinitas.

 

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Fuente: Technology Review

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRmEubGlnYXR1cy5jb20lMkYlM0ZpZHMlM0Q1MzcyNyUyNnQlM0RqcyUyMiUzRSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwYWxsb3d0cmFuc3BhcmVuY3klM0QlMjJ0cnVlJTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnd3dy5jb2RpZ29iYXJyYXMuY29tJTJGc2hhcmUtaHQlMkZqZWRpcyUyRmFkX3RwbC5waHAlM0ZpYyUzRDI4MCUyNmFtcCUzQnIlM0QxNjA2NCUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMzAwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyMjUwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2luaGVpZ2h0JTNEJTIyMCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYWxpZ24lM0QlMjJtaWRkbGUlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMjA=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.