Smartphones y Tablets

Esta ingeniera va a lograr que los discapacitados utilicen tabletas y ‘smartphones’


La ingeniera de telecomunicaciones Esther García Garaluz (Motril, Granada, 1981) decidió poner en marcha hace seis años, junto con su socio Salvador Sancha, la firma Eneso, ubicada en el Parque Tecnológico de Málaga. Esta empresa está dedicada al desarrollo de dispositivos y software que permitan que las personas con discapacidad puedan acceder a ordenadores, smartphones y tabletas de manera sencilla.

“Detectamos que había una necesidad en el mercado, vimos que los productos comercializados estaban muy anticuados y pensamos que podíamos innovar en este ámbito. Nuestro objetivo era que las personas con necesidades especiales pudieran hacer uso de las nuevas tecnologías”, comenta a Sinc García Garaluz, consejera delegada de la compañía.

El primer dispositivo que desarrollaron la ingeniera y su socio se denomina enPathia, “un periférico que sustituye al ratón y al teclado y que permite controlar el ordenador o la tableta con los movimientos de la cabeza. Está pensado para personas que hayan perdido la movilidad del cuello para abajo, como tetrapléjicos, pacientes de enfermedades neurodegenerativas o con parálisis cerebral grave”, explica.

IMG_4720

El periférico enPathia sustituye al ratón y al teclado convencional y permite controlar el ordenador o la tableta con los movimientos de la cabeza. / Eneso

El aparato puede sujetarse con una cinta o acoplarse a unos auriculares. Al mover la cabeza a izquierda, derecha, arriba y abajo, el usuario controla el puntero igual que si lo hiciese con un ratón convencional. Tiene posibilidad de hacer clic, doble clic y sacar un teclado en la pantalla. Si se para en un punto, el sistema lo detecta, sale un menú y con un movimiento puede elegir la opción que desee.

Su dispositivo enPathia permite controlar el ordenador o la tableta con los movimientos de la cabeza

Alternativa a los rastreadores del movimiento ocular

Cuando la firma lanzó la primera versión de enPathia en 2010, la única alternativa existente eran los rastreadores del movimiento ocular, “que eran muy caros y complicados de configurar”, dice García Garaluz. “Desde entonces, hemos introducido algunas mejoras como, por ejemplo, la posibilidad de incluir pictogramas en el menú de selección de clics del ratón para personas sin lectoescritura”.

La próxima versión, inalámbrica y más compacta, además de ser compatible con Windows, Linux y MacOS también lo será con Android.

El software del dispositivo, libre y de código abierto, también es obra de los ingenieros de Eneso. “Cuando lo desarrollamos se incluyó en una lista de distribución de Linux, denominada Guadalinex, que es la que se usa en los centros públicos de Andalucía”, comenta la directiva.

La empresa ha logrado distribuir este producto en países europeos, Latinoamérica, Estados Unidos y Sudáfrica.

Además de enPathia, la firma ha desarrollado otros productos como Verbo, un software de comunicación aumentativa alternativa basado en pictogramas para que personas con autismo o cualquier otra discapacidad que impida el habla puedan comunicarse y realizar actividades educativas.

“Mediante este software, los usuarios pueden comunicarse de forma sencilla y efectiva utilizando su ordenador, tableta o smartphone. Y pueden hacerlo de la forma que mejor se adapte a sus características físicas, mediante pantalla táctil, pulsadores y movimiento de los ojos”, dice García Garaluz.

Los productos de Eneso son mayoritariamente adquiridos por asociaciones que trabajan para facilitar la inclusión de personas discapacitadas

Estimular los sentidos

Otro ámbito en el que está trabajando Eneso es en el desarrollo de la electrónica y del software de control de salas sensoriales, que son entornos interactivos en los que se incluyen elementos de estimulación visual, sensorial y auditiva, como tubos de burbujas con luz, fibra óptica luminosa, camas de agua vibroacústica, piscinas de bolas interactivas, etc.

Según Explica García Garaluz, su sistema, llamado Sense, “permite realizar terapias con personas con discapacidad grave –que tienen problemas para integrar los estímulos del entorno–, de todas las edades, desde atención temprana hasta adultos, con el objetivo de fomentar al máximo las capacidades sensoriales y así el desarrollo cognitivo”.

Los productos de la firma malagueña son mayoritariamente adquiridos por asociaciones y colectivos que trabajan para facilitar la inclusión de personas discapacitadas, “de modo que el número de usuarios que pueden utilizarlo y el impacto integrador de la tecnología son mayores”, destaca su cofundadora.

Como señaló el profesor de telecomunicaciones de la Universidad Europea de Madrid Víctor Padrón, que formó parte del jurado del premio Innovadores menores de 35 España 2016, “hay un extraordinario ingenio en el diseño de productos como enPathia, pero más que un proyecto concreto, merece la pena destacar la creación de una exitosa empresa dedicada a acercar las nuevas tecnologías a colectivos con necesidades especiales, por lo que se ha convertido en un referente internacional”.

Fuente: SINC


Leave a Comment