CINE Y TV

El futuro del cine post COVID-19


La pandemia del coronavirus ha afectado la economía global de una forma sin precedentes. La industria cinematográfica es una de las más golpeadas. Diversos especialistas han estimado las pérdidas en 31.000 millones de dólares (más de 27.600 millones de euros) este año.

Por ello, muchas compañías ligadas al sector están buscando nuevos modelos de financiación y de cómo realizar sus ya planificadas producciones. Desde Warner Bros ya han anunciado que algunas de sus películas se distribuirán en Video Bajo Demanda. Además, están analizando cómo replantear su modelo de cines. Por el momento, la difusión digital parece ser la “nueva normalidad”.

Por otra parte, especialistas y profesionales ligados a las comunicaciones han señalado que la industria del cine “nunca morirá del todo”. Por ende, sostienen que las salas de cine volverán a llenarse, aunque no del todo, sino solo para las llamadas ‘megaproducciones’. Sus estimaciones se basan en la necesidad de recuperar lo invertido (hay películas con millones de euros de presupuesto), el cual no podrá ser amortizado con la mera distribución digital.

No obstante, esta situación resultará perjudicial para las producciones más pequeñas, las cuales no podrán ver la luz en las salas de cine el próximo año, ya que estarán copadas por las megaproducciones, las cuales son más rentables y acaparan toda la atención.

El streaming y cine en casa

La pandemia del coronavirus también ha impulsado, aún más, las plataformas de streaming y el cine en casa. En el caso del primero, ha sumado más de 17 millones de usuarios durante los meses de la pandemia —Disney + alcanzó los 50 millones de usuarios—.

El distanciamiento social ha propiciado que las personas busquen la forma de disfrutar de contenido de calidad sin tener que salir de casa. El regreso del cine estará acompañado de un mayor precio en las entradas, por lo que lo digital, al ser más barato y accesible, se convierte en la opción más práctica. Netflix, Amazon, Disney, HBO, etc., son las alternativas más populares.

Por otra parte, el cine en casa ha tenido una acogida importante. Por ello, en varios países se ha reportado un incremento en las ventas de televisores y equipos de sonido. Las personas han acondicionado sus hogares para disfrutar de todas las comodidades del cine en casa. En realidad, no se necesitan muchos equipos para lograrlo.

Una tv adecuada es el primer paso. Luego está el equipo de sonido, ya sea un home teather, una barra de sonido o un home cinema inalámbrico. Los primeros están diseñados para ambientes amplios por su potencia, mientras que los segundos son especialmente útiles en espacios pequeños. Por otra parte, el home cinema inalámbrico reduce al máximo el cableado para colocar los altavoces y pueden trasladarse con facilidad a otros ambientes del hogar.

Como tercer paso, están los proyectores multimedia y sus respectivas pantallas, con lo cual el cine en casa queda listo.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.