Robótica

Delfly, la libélula robot autónoma


Investigadores de TU Delft han desarrollado el explorador DelFly, el primer microvehículo con aleteo de alas que puede evitar los obstáculos por sí mismo. La peculiaridad de este logro reside en su peso: DelFly solo pesa 20 gramos, es decir, lo que pueden pesar unas hojas de papel, y esto abre nuevas aplicaciones posibles para los drones, tanto de mayor como de menor tamaño.

Dos ojos

Con sus dos alas transparentes, el dron DelFly se asemeja a una libélula robótica. La aeronave está equipada con un nuevo sistema de visión binocular. El sistema de visión sólo pesa cuatro gramos y consta de dos cámaras y una pequeña computadora. Al combinar las imágenes de ambas cámaras, se determinan las distancias a los obstáculos de la misma manera como los seres humanos con nuestros dos ojos. El minúsculo ordenador procesa las imágenes tan pronto como se hayan recibido así el DelFly sabe exactamente donde se encuentran los obstáculos.

Si se detecta un obstáculo, el DelFly continuará volando hacia adelante un poco más antes realizar un movimiento circular hasta que el obstáculo ya no sea visible; luego continuará su viaje en esta dirección. De esta manera, el microavión es capaz de explorar espacios desconocidos de forma independiente, sin ayuda externa.

El explorador DelFly puede realizar un despegue autónomo, mantener su altura y evitar obstáculos mientras dure su batería (~ 9 minutos). Todos los sensores y procesamientos se realizan a bordo, así que no es necesaria la intervención de ningún ordenador.

El desafío para los investigadores de TU Delft era por lo tanto hacer este sistema ligero y lo suficientemente rápido para el DelFly poder usarlo. El sistema también tuvo que ser adaptado para acomodar el movimiento del aleteo de las alas. Un algoritmo especialmente desarrollado para este dron permite el DelFly procesar las imágenes tan pronto como se reciben.

Funcional, agradable y divertido

El DelFly puede ser desplegado en una variedad de situaciones, por ejemplo para detectar fruta madura en invernaderos, para transmitir vídeo en vivo de fiestas o conciertos desde arriba, o incluso como un hada de vuelo autónomo en un parque temático.

El sistema de visión estéreo desarrollado será muy valioso para los drones más grandes también.

Readers Rating
0 votes
0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.