CIENCIA

Cremas, aceites y aguas de CBD normalizan su consumo en España


Cremas, aceites y aguas de CBD normalizan su consumo en España

La industria cannábica ha despuntado en España y Europa en la última década. El consumo en España crece en doble dígito desde hace un lustro gracias a la normalización del uso del CBD. La labor pedagógica de la industria para explicar qué es el cbd, y en qué se diferencia de la marihuana con efectos psicotrópicos y la legislación favorable han multiplicado el número de tiendas de cannabidiol.

Hitos que marcaron el despuntar de la industria y el consumo CBD

Ya en 2017, el Comité Experto en Drogodependencia de la Organización Mundial de la Salud emitió un primer informe en el que reconocía que no se trata de un compuesto nocivo para la salud humana y que no desencadenen ninguna adicción ni efecto similar si se consume abusivamente. El informe va más allá y expone que las personas que optan por su consumo no suponen tampoco un riesgo para el resto de individuos.

Catalogado como compuesto con potencial medicinal para patologías como la epilepsia, comienza su desarrollo como elemento habitual de algunos fármacos. Como por ejemplo la crema con cbd en forma de bálsamo que ayudan a minimizar dolencias musculares, muy popular entre los deportistas de élite y los amateurs por sus grandes efectos sin consecuencias adversas ni efectos secundarios. De hecho, en 2018, la Agencia Mundial Antidopaje aprobó el uso de CBD en la medicina deportiva y la alejó para siempre de la lista de medicamentos excluidos por ser nocivos para la salud.

Formas más habituales de uso del CBD en España

La industria cannábica está viviendo una edad dorada. Es uno de los pocos sectores donde 2020 ha traído una escalada de resultados, gracias en parte a esa credibilidad que se ha ganado a base de informes científicos y oficiales. El respaldo de la ciencia y las Administraciones ha sido determinante para el boom de las tiendas de venta de CBD en cualquiera de sus fórmulas permitidas. En España, sin embargo, el debate sobre la conveniencia de legalizar el consumo natural de CBD lleva retraso respecto a otros países del entorno como Francia, donde ya ha sido autorizado. En España, al menos por ahora, está permitido únicamente su uso medicinal.

Además, deben garantizar que se trata de compuestos ricos en contenido de CBD y con un nivel de THC que no supere el 0,2%, presentado en dosis individualizadas y con prescripción de un especialista que determinará la dosis y el tratamiento más adecuados. Por norma general, se tiende a recomendar unos inicios en dosis bajas para ir aumentando progresivamente según lo asimila el organismo.

Así las cosas, el aceite de cannabis rico en CBD se encuentra en los suplementos alimenticios, como remedio de uso tópico o bien como tratamiento farmacológico para el alivio del dolor crónico, la inflamación en enfermedades inflamatorias, la ansiedad, la depresión o la gravedad  e incluso las convulsiones en epilepsias. El cbd para dormir también se ha comprobado como eficaz, del mismo modo que lo es para tratar síntomas de enfermedades neurológicas o neuropsiquiátricas tales como la esclerosis múltiple, el alzhéimer, el párkinson o la esquizofrenia.

  • Aceites hechos de CBD: consumibles por vía oral, en cápsulas o a través de aerosol.
  • Suplementos de CBD: incluye pastillas, cápsulas, tinturas.
  • Cremas de CBD: a través de pomadas, bálsamos, lociones o ungüentos con extractos de cannabis, la mayoría de ellos con aplicación por vía tópica.
  • Alimentos con CBD: los comestibles son los menos comunes, si bien existen alimentos y aperitivos para el hombre y las mascotas que incluyen el aceite de cannabis entre sus componentes.
  • Flores de cannabis ricas en CBD para fumar o inhalar con vaporizador.

Los efectos en cada uno de estos formatos son diferentes. Así, la inhalación es adecuada sobre todo para el tratamiento de síntomas agudos, mientras que el aceite de cannabis lo es para condiciones crónicas ya que su efecto dura entre 4 a 6 horas.

Propiedades del CBD

Aunque aún se está estudiando en profundidad, y con profusión a fuer de todos los lobbies contrarios a su desarrollo, el aceite cbd aporta estas propiedades indiscutibles: analgésicas, antiinflamatorias, ansiolíticas, antitumorales, anticonvulsionantes, antipsicóticas, y neuroprotectoras.

Con todo, a pesar de sus múltiples beneficios y usos, no hay que olvidar que el CBD interactúa con otros fármacos y que no todos los organismos reaccionan de la misma forma. Según estos elementos, se puede reducir o prolongar su eficacia. De ahí la importancia de consultar con un facultativo sobre la incompatibilidad entre la medicación recetada y el consumo de este tratamiento alternativo a fin de evitar sustos y efectos secundarios de diversa gravedad.

Los más comunes tienen que ver con la sequedad bucal, cierta sensación de debilidad o cansancio, la aparición de cefalea y episodios de mareos. No obstante, siempre que se rija por los principios de seguridad y vigilancia médica, el CBD es una sustancia segura sin efectos psicoactivos.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.