Hardware

¿Aún podemos usar un Intel Core i7 de hace 8 años para jugar a juegos en 2019?


¿Puede un procesador Intel Sandy Bridge de gama Core i7 todavía defenderse adecuadamente en los juegos de ordenador modernos? Es una pregunta muy interesante, habida cuenta que esta arquitectura de Intel siempre ha sido la que ha dejado una huella más profunda entre los usuarios, desde que fue lanzada al mercado hace 8 años. Y, por muy potente que sean estos procesadores, 8 años en informática es muchísimo tiempo. Así pues, testemos un Intel Core i7-2600K con y sin overclock, y veamos cómo se defiende en el 2019.

En el año 2011 Intel lanzaba al mercado una de las arquitecturas de procesadores que mayor impacto ha causado entre los entusiastas (con el permiso de la arquitectura Conroe, claro): el Intel Core de 2ª Generación. Esta arquitectura incorporó muchas mejoras que ya se habían presentado con la anterior generación de procesadores Core para escritorio. Pero, lo que más enamoró a sus usuarios fue las bajas temperaturas que tenían estos modelos al funcionar. De la misma manera que el enorme potencial para overclock que poseían.

Los Intel Sandy Bridge fueron una auténtica revolución en su momento

Hablando de overclock, los procesadores Intel Sandy Bridge fueron los primeros que prescindieron del uso del FSB (Front Side Bus) modificable, que era como se habían overclockeado todos los procesadores de Intel y AMD hasta la fecha. Para los entusiastas que queríamos hacerle overclock a sus procesadores, Intel lanzó la serie “K”, que poseía los multiplicadores desbloqueados. Esto fue un tema bastante controvertido en su momento porque, de un plumazo, Intel eliminaba a la mayor parte de usuarios que veían en el overclock una buena manera de incrementar la vida útil de sus procesadores. Obligándoles a pasar por caja si querían realizar éste, que es justamente lo opuesto al espíritu del overclock.

Sandy Bridge también incrementó el IPC de estos procesadores de la gama Core, hasta el punto en que el procesador Intel Core i5-2500K, con solo 4 núcleos y 4 hilos, era capaz de rendir igual que la perita en dulce de los Intel Nehalem: el Intel Core i7-920… consumiendo considerablemente menos potencia.

De toda la gama Intel Sandy Bridge hubo dos modelos que nos encandilaron a los usuarios: el Intel Core i5-2500K y el Intel Core i7-2600K. Ambos modelos eran capaces de alcanzar frecuencias bastante por encima de los 4 GHz con muy poco Vcore. Era normal ver a los i5-2500K alcanzando los 4,5 GHz, mientras que los i7-2600K podían llegar hasta los 4,7 GHz, con algunos modelos pata negra alcanzando los 5 o 5,1 GHz

Para las pruebas de este artículo, se ha utilizado un procesador Intel Core i7-2600K, tanto con las frecuencias de stock, como con overclock hasta 4,7 GHz.

Configuración del Intel Core i7-2600K

Los procesadores que se han empleado en las pruebas son los siguientes:

  • CPU 1: Intel Core i7-2600K a stock y a 4,7 GHz.
  • CPU 2: Intel Core i7-7700K a stock.
  • CPU 3: Intel Core i7-9700K a stock

Si os estáis preguntando por el motivo de la elección de estos procesadores, el motivo es que el Intel Core i7-7700K es el último procesador de Intel que llegó al mercado siguiendo la misma configuración de 4 núcleos y 8 hilos que también emplea el Intel Coire i7-2600K. Mientras que el Intel Core i7-9700K es capaz de generar 8 hilos gracias a ser un procesador de 8 núcleos.

El resto de componentes empleados para hacer los benchmarks son:

  • VGA: NIVDIA GeForce GTX 1080
  • SSD: Crucial MX200 1 TB
  • PSU: Corsair AX860i
  • S.O: Windows 10

Resultados de los benchmarks

Los juegos que se han probado para los benchmarks son:

  • Ashes of the Singularity
  • Civilization 6
  • F1 2018
  • Far Cry 5
  • Final Fantasy XV
  • GTA V
  • Strange Brigade
  • Shadow of the Tomb Raider
  • World of Tanks

Los resultados que se obtuvieron son los siguientes:

Ashes of the Singularity

Civilization 6

F1 2018

Far Cry 5

Final Fantasy XV

GTA V

Strange Brigade

Shadow of the Tomb Raider

World of Tanks

Es fácil ver que el Intel Core i7-2600K todavía es más que capaz de defenderse muy correctamente en cualquier juego medio moderno, con una tasa de FPS bastante elevada y a resoluciones también altas. Pero, desde luego, el overclock hasta 4,7 GHz le da auténticas alas al procesador. Cierto es que, en rendimiento, todavía dista bastante de los modelos más modernos de Intel (sin el overclock, queda casi a un 50% del rendimiento de los prcesadores más modernos). Pero, a la hora de jugar con el procesador, este Intel Core i7 Sandy Bridge es una alternativa más que viable hoy en día.

En cuanto al consumo del procesador, sin el overclock es el modelo de procesador que menos consume de los 3 modelos.

Ahora bien, cuando le hacemos overclock, su consumo crece bastante. Pero, curiosamente, consume todavía menos que el Intel Core i7-9700K.

Fuente > Anandtech

Fuente: Hardzone.es


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.