TIC

Aprende a diferenciarte como empresa en el mercado


Como seguramente ya os habéis dado cuenta, en el amplio universo del mercado y sus competencias, cada compañía busca con determinación destacar y resaltar, de alguna u otra manera, para ganarse a diario nuestra atención. Con detalles que, a priori, parecieran muy simples, pero que detrás de ello existe un esfuerzo por captar posibles clientes nuevos, y garantizar la fidelidad de los actuales. 

Es por esa razón, que cuando solemos caminar, conducir en nuestro vehículo o sencillamente trasladarnos, por famosas y transitadas calles de históricas e importantes ciudades, nos encontramos con creativas vallas publicitarias, anuncios luminosos con LED (light-emitting diode por sus siglas en inglés), mensajes inscritos en medios de transportes públicos como los autobuses y trenes; además, también es usual y muy repetitivo, ver promociones cuando bajamos o nos internamos en el sistema de metro.

Lo mismo ocurre cuando navegamos en la web, a través de las redes sociales o diferentes portales, podemos toparnos con infinidades de anuncios publicitarios, que van desde promociones de nuevos perfumes, canciones, eventos deportivos, juegos de apuestas en internet, fibras de wifi, plataformas de streaming, lanzamientos de videojuegos, coches y un largo etcétera.

Todas estas prácticas, pertenecientes al tipo de publicidad exterior, tienen siempre sus motivos claramente identificados. Nada es al azar. Nadie en el mundo de la mercadotecnia, da un paso sin saber el próximo movimiento. Las empresas escogen lugares o sitios icónicos por donde transiten o naveguen (según sea el caso) diariamente la mayor cantidad de personas, con el objetivo de afianzar la relación, comunicar novedades o mantener informados tanto a sus clientes ya establecidos como a los que intentan enganchar como clientes potenciales.

Saber cómo hacer la diferencia 

Este punto es de suma importancia en el ámbito publicitario para las empresas exitosas hoy en día, ya que el mercado ofrece una amplia gama de competencias con equipos dedicados a persuadir a su target o público objetivo. Pero, ¿a qué se le conoce como “diferenciación”, y por qué es primordial?: es un proceso mediante el cual, alguna empresa, que ofrece determinado servicio o producto, busca destacar a través de varias medidas, métodos o estrategias, por encima de sus más inmediatos competidores; y todo con el propósito de desarrollar o generar un mejor y mayor vínculo con sus clientes. 

De acuerdo con la revista Forbes, un 42% de la millennial generation siente interés por implicarse con las empresas que les gustan hasta tal punto, en que logren comprender cómo operan desde el origen hasta el lanzamiento del producto final. Es decir, quieren entender cómo es el proceso de creación de aquello que ofrece la compañía, e integrarse: sentir pertenencia. Sin embargo, explican que la mayoría no confía del todo en la publicidad tradicional, y menos aún en esos intentos de enganche que consideran invasivos. 

Hay que ser auténticos

Por lo tanto, es muy común que naturalmente ignoren ciertos mensajes publicitarios, dándole a la opción omitir anuncios o saltar publicidad mientras navegan por internet y se encuentran con algún video que apareció bruscamente y sin su permiso, ya que consideran más importante la autenticidad que el contenido en sí mismo.

En la actualidad, no es tan fácil atrapar la atención de las personas, puesto que la cantidad de información que circula es gigantesca. Por eso, es fundamental la elaboración y ejecución de una buena estrategia de diferenciación, la cual, si se hace de forma efectiva, puede aportar una percepción positiva por parte de los clientes, y proporcionar un valor agregado que puede dar como resultado el hecho de generar o mantener la fidelidad del comprador.

En ese sentido, partiremos sobre la base de todo comienzo en una marca. Primero está la idea, cuyo planteamiento, deber ser innovador y creativo si pretende destacar sobre los demás. Luego, procedemos con la preparación del logo, porque será la imagen que proyectarán y recordarán los clientes. Si queréis asegurarte de crear un logotipo que haga la diferencia y hacerlo por tu propia cuenta, deberéis pensar en diversos aspectos como la historia de la empresa, la legibilidad de la tipografía, las tendencias actuales, la psicología del color, e incluso la proporción y el equilibrio; porque está demostrado que el cerebro humano busca la estructura y el orden de las cosas, y esto hace que nos sintamos atraídos por la simetría.

Una vez concretada nuestra etapa de lanzamiento, tendremos que evaluar distintos ámbitos básicos, pero de suma importancia que ayudan a sobresalir, tales como: la calidad del producto o servicio, los niveles de satisfacción, la atención al cliente, la interacción, la experiencia de marca, entre otros. En fin, si logramos dar con el clavo de establecer una correcta estrategia de diferenciación, conseguiremos influir de manera positiva involucrando a los clientes en el proceso, para que se sientan parte esencial del mismo.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.