Perfiles

Valentina Tereshkova, la primera mujer cosmonauta (III)


Aunque estaban previstos más vuelos en los que participaran mujeres, pasaron 19 años hasta que otra mujer, Svetlana Savítskaya, viajara al espacio. Ninguna de las otras astronautas seleccionadas del grupo de Tereshkova viajó al espacio.

 

LADO PERSONAL

El año de su misión espacial fue también importante para ella en otro sentido: el personal. El 3 de noviembre de 1963 se casaría con el también astronauta Andrián Nikoláiev (1929-2004) en el Moscow Wedding Palace, ceremonia a la que asistió el propio Nikita Khrushchev, Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética, que organizó una ceremonia por todo lo alto. Tan solo un año más tarde dio a luz a su hija Elena (1964). Sin embargo, su amor no duraría para siempre y en 1982 conseguiría el divorcio legal de Nikolàiev. ¿Los motivos? Muy sencillos. Nikolaiev siempre tenía mucho tiempo para pasarlo con sus amigos varones y muy poco para su esposa, con lo que las discusiones estaban al orden del día. Los más cercanos también afirmaban que Tereshkova era como el fuego y su esposo como el agua, con lo que su entendimiento era más bien complicado. Sin embargo, debido a que un divorcio podría incluso poner en peligro sus propias carreras profesionales, decidieron seguir juntos hasta 1979. En este momento empezarían los trámites del divorcio (no exentos de obstáculos y de polémica) que culminarían en el 82.

Tras volver de su primera misión espacial Tereshkova ingresó en la Academia de la Fuerza Aérea de Zhukovski, y se graduó como ingeniera espacial en 1969. Algunos años más tarde recibiría el doctorado en ingeniería (en 1977).

Tras su graduación, en octubre de 1969, la sección femenina de astronautas fue disuelta. Tras esto, la vida de Tereskhova se inclinaría profundamente hacia la política, convirtiéndose en una de las prominentes personalidades del Partido Comunista, incluso a nivel internacional, aunque continuó también trabajando en el programa espacial, como colaboradora científica del Centro de Entremamiento para Astronautas además de ser nombrada en 1970 Coronel Ingeniero del Ejército del Aire de la URSS.

SEGUNDA BODA

A nivel personal, contrajo matrimonio por segunda vez. Se casó con el Dr. Yuliy Shapóshnikov, al que conoció en una rueda de reclutamiento para mujeres astronautas, organizada por el gobierno soviético a finales de los 70. Tras saber que no había pasado los tests para poder volar al espacio de nuevo, decidió solicitar el divorcio legal con Nikolaiev. Ya no había nada que le detuviese, puesto que su sueño de volver a volar se había esfumado. Su matrimonio con Shaposhnikov fue feliz. Este murió en 1999 y desde entonces nuestra protagonista no ha vuelto a unirse sentimentalmente con nadie.

Durante todo el tiempo que permaneció como un personaje activo del partido comunista (por su talante de cara al público era conocida como «la dama de hierro«, en un símil en referencia a Margaret Thatcher) jamás desechó su deseo de volver a volar al espacio, máxime cuando se había empezado a hablar de mandar una expedición rusa al planeta Marte. Todo un sueño para Tereshkova.

FACETA POLÍTICA

Como hemos podido comprobar, la vida política de Tereshkova ha sido casi más señalada que su faceta como astronauta: Tereshkova ha desempeñado varios cargos políticos a lo largo de su vida. De 1966 a 1974 fue miembro del Soviet Supremo; en 1966 también fue miembro del concilio mundial de paz; miembro del Yaroslavl Supreme Soviet en 1967; de 1974 a 1989 formó parte del Presidium del Soviet Supremo, de 1969 a 1991 perteneció al Comité Central del Partido Comunista, y de 1968 a 1987 fue Presidenta del Comité de Mujeres Soviéticas, desde 1986 es Presidenta de la U.A.S.A. (Unión de Asociaciones Soviéticas de Amistad), además de otros cargos internacionales.

El 30 de abril de 1997 se retiró de la fuerza aérea y del cuerpo de astronautas. Y tras la muerte de su segundo marido, se retiró a una pequeña casa en el campo donde recibe las visitas de sus amigos, de su hija y de sus dos nietos Andrei y Aleksei y vive una vida apacible y tranquila.

Después de ella, mujeres de otras nacionalidades han viajado al espacio, pero Valentina sigue siendo la única que vivió esa aventura absolutamente sola a bordo de una nave espacial.

En agosto de 2007 cuando fue ingresada en un hospital de Moscú para pasar un «período de rehabilitación».

La cosmonauta rusa ha sido condecorada varias veces, como hemos comentado, entre ellas con la estrella de oro de “héroe de la Unión Soviética” y hace poco declaró que le gustaría ir a Marte pero solo de ida, a sus 77 años, no es de extrañar esta afirmación.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.