Internet

Tu casa está escuchando: cómo preservar la privacidad y la seguridad con IoT


¿Vives en una «casa inteligente»? Entonces sabrás que tu casa te está escuchando. De hecho, si miras a tu alrededor te darás cuenta de que estás rodeado de dispositivos informáticos conectados a Internet como cámaras IP, altavoces, timbres e incluso frigoríficos o termos eléctricos. Todos estos productos electrónicos “conectados” se engloban dentro del Internet de las cosas (IoT).

Los productos de IoT difieren de los dispositivos tecnológicos dedicados, como ordenadores, smartphones o tabletas porque su función principal es realizar tareas offline que pueden ser actualizadas en el mundo online al conectarse a Internet.

No hay duda de que el Internet de las cosas puede hacer que nuestras vidas sean más cómodas y eficientes (fíjate lo fácil que es pedirle a tu altavoz inteligente que ponga tu lista de música favorita o que te diga el tiempo que va a hacer hoy), pero también nos abre a nuevos riesgos. Esto se debe a que la mayoría de los dispositivos IoT carecen de funciones de seguridad integradas, lo que los hace vulnerables al malware y a los hackers.

Y bien es cierto que, a medida que la vigilancia se ha convertido en un elemento común de nuestra vida diaria, la privacidad, por el contrario, está en peligro de dejar de ser considerada un derecho intrínseco del ser humano para ser un lujo de unos pocos.

Todos nuestros dispositivos IoT instalados en nuestros hogares, tienen el potencial de erosionar nuestra privacidad y seguridad personal.

¿Cómo mantener nuestra privacidad?

Todos debemos hacer todo lo posible para salvaguardar nuestra privacidad personal aunque pensemos que “no tenemos nada que ocultar”. De ahí que sea conveniente buscar un refugio de buenas prácticas para ayudarnos a mantenernos a salvo de los ciberatacantes.

Porque cada vez más dispositivos IoT rastrean nuestro paradero, nuestra localización, nuestras actividades en la red, o incluso se convierten en partes irreemplazables de los sistemas de conducción automatizados. Aunque la mayoría estamos de acuerdo en lo increíblemente beneficiosos que estos dispositivos pueden ser, sin embargo, presentar muchos desafíos y riesgos de seguridad.

Manual de buenas prácticas de seguridad y privacidad IoT:

Protege todos sus dispositivos con contraseñas seguras

Una puerta cerrada no sirve de nada si alguien es capaz de encontrar la llave. Lo mismo sucede con las contraseñas en internet. La mayoría de los fabricantes configuran una contraseña predeterminada para todos los dispositivos para simplificar la configuración y los procesos de actualización. Sin embargo, tan pronto como instales un dispositivo, te recomendamos cambiar la contraseña lo antes posible. Y por supuesto, que sea una contraseña robusta: con muchas letras, símbolos y números, y no reutilizar la misma contraseña para varias cuentas.

Asegura tu red principal

Asegurar nuestra red principal es básicamente el mejor plan de respaldo con el que podemos continuar, es muy importante. Si todo lo demás falla, y un intruso informático encuentra una manera de colarse en nuestra red IoT, debemos asegurarnos de que los datos confidenciales estén protegidos detrás de un escudo a prueba de balas.

Comenzando con un firewall, no solo ayudará a evitar que los hackers, así como los virus y el malware, lleguen al corazón de la red, sino que también evitará que los dispositivos infectados envíen información privada al negar el tráfico no autorizado.

Una de las capas de seguridad más importantes para implementar es el uso de una red privada virtual (VPN) como la de NordVPN, pues el uso de una VPN confiable es imperativo en todos los dispositivos, sin importar el tipo de conexión que tengamos.

Una red privada virtual es una forma de crear un túnel seguro a través de Internet que en los últimos tiempos, se ha vuelto bastante inseguro. Los paquetes de datos se cifran antes de enviarse a un servidor de destino, lo que conduce a que las direcciones IP y la ubicación queden ocultas. Muchas VPN también incluyen un ‘botón de interrupción’ que corta el acceso a Internet temporalmente si las conexiones se cortan para mantener segura nuestra actividad en la red.

Afortunadamente, las NordVPN han crecido en popularidad en respuesta al aumento de la vigilancia y la preocupación por la privacidad del usuario, lo que hace que su uso sea una opción muy popular para todos, ni qué decir en países gobernados por la censura.

Las amenazas a nuestra privacidad y seguridad están en constante evolución y, en unos pocos años, las cosas pueden cambiar para bien o para mal. Afortunadamente, la amenaza a nuestra privacidad ha hecho que muchas compañías de tecnología y organizaciones, se hayan encargado de desarrollar herramientas para mejorar nuestra seguridad personal, así que depende de nosotros implementarlo.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.