TIC

Steve Jobs, un genio con carisma (II)


Pocos personajes del mundo de la tecnología despiertan tanto interés como Steve Jobs. Se dice que Jobs tiene un poco de visionario, de tiburón de las finanzas, de artista y por supuesto un buen porcentaje de genio del marketing. Pero probablemente nada de todo esto habría ocurrido si no se hubiera producido el tándem Woz-Jobs. Wozniak era el experto en hardware y electrónica en general, y Jobs el experto en márketing, el que sabía cómo vender, cómo darle salida a las cosas. Un ingeniero y un visionario unidos por un objetivo común: revolucionar la informática moderna.

ADIÓS, WOZ

Pero todos los genios tienen sus excentricidades, y aunque es un tema sobre el que nunca se ha querido ahondar demasiado, el hecho de que Woz abandonara Apple en 1981 se debió al carácter de Jobs. Tirano insoportable y egoista le llaman algunos. Encantador, motivador y excepcional, según otros. Siempre he creido que Jobs es un hombre obstinado, temperamental y perfeccionista nato. Y este tipo de personalidades son difíciles de llevar. Sea como fuere, los revolucionarios siempre han sido unos incomprendidos y como no podía ser de otra manera, Jobs ha creado más iras que buenos deseos.

Uno de los motivos que también impulsaron a Wozniak a dejar Apple fue el accidente de avión sufrido ese mismo año. Tras recuperarse de sus heridas, Wozniak vio que lo que deseaba hacer en ese momento era disfrutar de la vida, y vivir de lo que habían conseguido hasta esos momentos; probablemente el ver la muerte cara a cara le ayudó a cambiar su filosofía de vida en este sentido.

No tardaría mucho Jobs en buscarle un sustituto. En 1983 consiguió convencer al antiguo Presidente de Pepsi, John Sculley, para que se convirtiera en esa mitad que ahora le faltaba sin Woz nombrándolo Presidente de la compañía. Se comenta que Jobs convenció a Sculley con la siguiente pregunta: “¿Quieres pasarte el resto de tu vida vendiendo agua con azúcar o quieres cambiar el mundo?” La respuesta, ya la sabemos todos.

 

HITO EN PUBLICIDAD

En 1984, Apple logró fama mundial gracias a un anuncio de su nuevo ordenador rodado por Ridley Scott llamado1984, y que se emitió por primera vez en la final de la Superbowl, el acontecimiento más visto de EEUU. El escenario se resumía en varias personas vestidas de gris en un gran salón, quienes escuchaban con indiferencia a su líder, que aparecía proyectado en una pantalla gigante. De pronto, una mujer vestida con los colores del arco iris, hacía su aparición con un martillo y se lo arrojaba al líder rompiendo la pantalla, momento en el que los trabajadores eran liberados. Lo siguiente una pantalla negra y una frase en off que decía: «El próximo 24 de enero Apple introducirá su Macintosh, y comprenderá por qué 1984, no va a ser como 1984». El alma mater de este anuncio fue Steve Hayden, antiguo redactor publicitario de Chiat Day, quien trató de mostrar el siguiente mensaje: Poder para el pueblo.

Como curiosidad este mismo año se lanzaba una parodia del anuncio 1984 de Apple, también disponible en iFilm.

 

UN NUEVO PASO

En diciembre de 1979 Jobs y su equipo visitaron el centro de investigación de Xerox donde tuvieron conocimiento de un prototipo que funcionaba con un entorno gráfico y un ratón. Esta visita le dio una idea revolucionaria; cogió a su equipo de ingenieros, se mudaron a un edificio que llamaron Siberia, colgaron una bandera pirata y se pusieron a trabajar 90 horas semanales en el ordenador que iba a cambiar para siempre la informática personal: el Macintosh. Era un ordenador sencillo, limpio, divertido. Tenía un sistema gráfico conocido como WYSIWYG (What You See is What You Get, lo que ves es lo que tienes) que permitía trabajar a través de iconos, algo impensable en esos momentos; mostraba un reloj cuando había que esperar y una bomba cuando el sistema se caía. La revolución. El Mac se convirtió en símbolo de la juventud, de rebeldía y de modernidad. Se puso de moda.

Pero las ilusiones puestas en Macintosh no se materializaron tal y como pensaban, más que nada porque no habían tenido en cuenta a la competencia y la importancia de la compatibilidad. Y es que en 1981 IBM saca también al mercado su primer ordenador personal o PC. Los clónicos de IBM con el sistema operativo de Microsoft en su interior (MS-DOS) comenzaron a venderse como rosquillas, ya que funcionaban como se suponía que debía funcionar un ordenador y no de la forma transgresora que presentaba Jobs. Y Apple jamás se recuperaría de esta crisis. Los Pcs compatibles coparían el 90% del mercado, mientras que Apple se tuvo que conformar con el 10% restante, teniendo que retirar además una desastrosa Apple III que salió técnicamente defectuosa. Se retiraron más de 14.000 máquinas y posteriormente lanzarían la Apple III Plus (1983) que tan solo estuvo en el mercado durante 4 meses. Su mejora, por tanto, llegó demasiado tarde y el público la rechazó.

 

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRmEubGlnYXR1cy5jb20lMkYlM0ZpZHMlM0Q1MzcyNyUyNnQlM0RqcyUyMiUzRSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwYWxsb3d0cmFuc3BhcmVuY3klM0QlMjJ0cnVlJTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnd3dy5jb2RpZ29iYXJyYXMuY29tJTJGc2hhcmUtaHQlMkZqZWRpcyUyRmFkX3RwbC5waHAlM0ZpYyUzRDI4MCUyNmFtcCUzQnIlM0QxNjA2NCUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMzAwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyMjUwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2luaGVpZ2h0JTNEJTIyMCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYWxpZ24lM0QlMjJtaWRkbGUlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMjA=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.