Biomedicina

Los noctámbulos o «búhos» tienen un 10% más de riesgo de morir antes


A las 3 de la mañana del próximo domingo deberemos retrasar una hora nuestro reloj para adaptarnos al cada vez más discutido cambio de hora. Más allá de la discusión sobre si es mejor mantener el horario de verano o el de invierno, lo que sí que es cierto es que esta modificación en nuestro día a día afecta a un gran porcentaje de la poblaciónquien, entre otros factores, ve alterada la cantidad y calidad de sus horas de sueño.

Sin embargo, esta fecha es una buena oportunidad para que las personas catalogadas como «búhos», es decir aquellas que suelen levantarse y acostarse más tarde que el resto de la población, se pasen al bando de las «alondras». Y es que está demostrado que este patrón es mucho más respetuoso con los ciclos circadianos del organismo y tiene más beneficios para la salud.
Así lo demuestra un estudio publicado por las universidades inglesas de Northwestern Medicine y Surreyy llevado a cabo en casi medio millón de participantes en el Estudio Biobanco del Reino Unido. Esta investigación estableció que los búhos resultan más vulnerables a problemas metabólicos o cardiovasculares, incrementando en un 10% respecto a las alondras las posibilidades de morir antes y presentando mayores índices de diabetes, trastornos psicológicos y trastornos neurológicos.
Por esta razón hace unos días Clara Muñoz, doctora en Biomedicina por la Universidad de Barcelona y coordinadora del portal especializado en descanso Encuentracolchon.com, nos aportó en la nota de prensa que os remitimos hace unos días (y que volvemos a adjuntaros) unos sencillos consejos para pasarnos al bando de las «alondras» y mejorar así nuestra calidad de vida… y de sueño.

  1. Levántate 2 o 3 horas antes de lo habitual.
  2. Por las mañanas, aprovecha para exponerte a la luz del sol y al aire libre.
  3. Desayuna lo antes posible.
  4. Haz ejercicio preferiblemente por la mañana.
  5. Come a la misma hora todos los días, en un horario temprano.
  6. La cena debería llevarse a cabo antes de las siete u ocho de la tarde, no ingiriendo más alimentos hasta el día siguiente.
  7. Olvídate de la cafeína más allá de las tres de la tarde.
  8. Evita dormir siestas demasiado largas y después de las cuatro de la tarde
  9. Intenta acostarte dos o tres horas antes de lo habitual.
  10. Limita la luz por la noche en tu vivienda o habitación.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.