Comunicación

Los ciudadanos de París tuitean para ofrecer ayuda y buscar a las víctimas


«En la calle Castagnary todavía puedo acoger a más gente», «Mandad un mensaje para encontrar un lugar seguro en el canal Saint Martin». Poco después de los tiroteos que aterrorizaron a París en la noche del viernes 13 de noviembre, los ciudadanos de la capital francesa organizaron a través de las redes sociales iniciativas solidarias para dar un techo a los afectados por la barbarie.

También la policía francesa utilizó las redes sociales para pedir a los parisinos que no salieran de donde estuvieran, tras lo cual, los taxistas de París llevaron gratis a sus casas a ciudadanos a los que la oleada de violencia había pillado en la calle, según informaba en Twitter una periodista del USA Today.

Con el hashtag #PorteOuverte (puerta abierta), los internautas expresaron en Twitter su voluntad de acoger en un lugar seguro a quienes necesitaran refugio. Hubo otras variantes: #PortesOuvertes, #OpenDoor y # OffeneTüren (para los alemanes que estaban en la capital durante el partido Francia-Alemania).

Poco después de la medianoche, ya se habían publicado más de 200.000 tuits con la etiqueta #PorteOuverte. Y con éxito, ya que algunos usuarios informaron de que ya habían encontrado un lugar seguro.

Pero, precisamente por el éxito de la iniciativa, se corrió el riesgo de que los mensajes realmente útiles se perdieran entre miles de tuits que solo se hacían eco de ella. Para remediar este problema, los usuarios de internet crearon mapas interactivos y webs en las que iban publicando las ofertas de refugio.

El safety check de Facebook, servicio social

Mientras tanto, Facebook activó su servicio safety check de verificación de seguridad, gracias al cual los habitantes de París podían avisar con solo un clic de que estaban a salvo, y tranquilizar a sus contactos de la red social. Este servicio, que Facebook lanzó el año pasado, fue de gran utilidad en abril y en septiembre, tras los terremotos que afectaron a Nepal y a Chile, respectivamente.

Otra nueva palabra clave surgió a medida que la noche avanzaba, y aún siguió activa en la mañana del sábado. Es #RechercheParis, etiqueta con la que los ciudadanos cuelgan fotos de sus seres queridos aún desaparecidos. Algunos comparan la angustia de esta búsqueda con la vivida tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

Disparos en vivo

Las redes sociales han sido altavoz de macabras escenas de terror difundidas en directo por sus testigos. Los tiroteos de la sala Bataclan se han podido escuchar en Facebook, donde los vídeos de los testigos han sido compartidos millones de veces. «Están matando a todo el mundo, uno por uno», escribía en su muro de Facebook Benjamin Cazenoves desde el interior de la sala, donde había ido para disfrutar del concierto de Eagles of Death Metal.

facebook1

Atrapado en el primer piso del local, hizo saber a sus contactos en Facebook que estaba en el interior del Bataclan, donde aún había sobrevivientes. En la mañana del sábado, ha informado de que se encuentra a salvo, con mejor suerte que el centenar de personas asesinadas en la sala de fiestas. Ha agradecido el trabajo del RAID, grupo de Operaciones Especiales de la Policía Nacional de Francia; y de la BRI, Brigada de Búsqueda e Intervención.

facebook2

 

Como ya sucedió en enero de este mismo año con el famoso hashtag#JeSuisCharlie, las redes sociales se plagaron de millones de mensajes de apoyo de todo el mundo, especialmente con #PrayForParis, que se compartió más de 3 millones de veces hasta la mañana del sábado. Otros han optado por un mensaje de unión: #NousSommesUnis, «estamos unidos».

Y, como también sucedió tras los atentados que masacraron la redacción del Charlie Hebdo, de los lápices han nacido ilustraciones solidarias, como esta.

 

 

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Fuente: SINC

[/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.