Internet

La Deep Web no es solo lo que imaginamos


Cuando pensamos en la Deep Web lo primero que nos viene a la cabeza es un mundo oculto en el que delincuentes, traficantes y demás criminales operan a sus anchas sin tener que rendir cuentas ni estar controlados por nadie. Lo cierto, sin embargo, es que la Deep Web no es solo eso. Aunque es cierto que esta red, en muchas ocasiones, está vinculada con actividades ilegales o ilícitas, no siempre es este el caso. Existe, de hecho, una variedad de contenido legal que, por diferentes razones, no tiene cabida en las redes convencionales y encuentra en la Deep Web un entorno en el que poder ofrecerse. De modo que, aunque el contenido de la Deep Web esté mal visto por defecto por el público en general —y sobre todo por los gobiernos y las autoridades gubernamentales, que nos son capaces de controlar ese material—, esto no quiere decir que todo lo que podemos encontrar allí sea desdeñable.

 

Como seguramente ya sabemos, cuando hablamos de la Deep Web hablamos de un entorno web formado por un conjunto de páginas no indexadas y por tanto no accesibles a las plataformas de búsqueda convencionales. Una de las principales ventajas que ofrece esta red es la privacidad, una faceta que, en general, brilla por su ausencia en el mundo de internet. La Deep Web nos permite realizar actividades sin que gobiernos y grandes empresas detecten y rastreen nuestros movimientos, algo que, sin duda, tiene un valor. De hecho, podemos utilizar la capa de blindaje o invisibilidad que nos proporcionan redes como Tor para navegar por el internet convencional sin ser visto o identificados. 

 

Otro punto interesante acerca de este entorno web es el que tiene que ver con sus transacciones. La divisa oficial en la Deep Web son los Bitcoins. Muchas de las webs ocultas ofrecen una serie de consejos para realizar estas transacciones de manera segura y sin riesgos. Y es que, igual que ocurre en el internet “de superficie”, la seguridad en la Deep Web también es una materia de lo más discutida. Para acceder a este tipo de contenido siempre utilizaremos la red Tor además una VPN para conectarnos a dicha red. Ambas soluciones nos protegerán de forma complementaria, si quieres saber más siempre puedes buscar información acerca de la red Tor y de qué es una vpn.

 

Algunos servidores de la Deep Web prohíben la subida o la distribución de materiales ilegales. Sin embargo, la mayoría ofrecen libertad total tanto a la hora de subir como de utilizar archivos. Y es que en esta red podemos encontrar todo tipo de hosting; lo único que parece innegociable en cualquier caso es, como mencionamos antes, el tema de la privacidad.

 

Si somos amantes de la literatura, la Deep Web, curiosamente, será un sitio a tener muy en cuenta, y es que se trata de una base de datos gigantesca en este sentido. Podremos encontrar todo tipo de libros electrónicos de las temáticas más variadas, muchos de ellos gratuitos y de libre disposición. 

 

También encontraremos innumerables servidores de correo electrónico y salas de chat. Como podemos imaginarnos, el uso que se da a estos lugares es de lo más variado y no siempre se ofrecerá material lícito. Aunque en cuestiones de seguridad y privacidad, se trata, sin lugar a dudas, también aquí, de una opción a tener en cuenta.

 

Por último, si somos curiosos con respecto al tema de las conspiraciones, las teorías mágicas o esotéricas o con respecto a todo tipo de fenómenos paranormales, la Deep Web ofrecerá una fuente inagotable de entretenimiento. Recordemos que en ella surgieron las famosas informaciones de plataformas como Wikileaks. Al final, como con casi todo, el buen o mal uso de este entorno web dependerá del usuario y de sus decisiones, pero lo que está claro es que la Deep Web es algo más que un nido de malhechores y maleantes.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.