CIENCIA

¿Es caro cuidar de tus ojos?


Según una investigación desarrollada por la empresa demoscópica Sondea para Multiópticas, los españoles destinan casi la mitad del año a mirar pantallas electrónicas. En total se estiman 167 días de media de exposición por año. Además, más del 65% tiene el hábito de mirar la pantalla de un dispositivo electrónico incluso antes de haber desayunado.

Las consecuencias que se derivan de esta sobreexposición generan un impacto directo sobre la salud ocular. Este hábito, cada vez más presente en las nuevas generaciones, se traduce en un incremento de afecciones y problemas visuales cada vez más precoces.

Mantener una buena salud ocular requiere del control de nuestra rutina y de una supervisión médica regular. Habituarnos a visitar una consulta oftalmológica facilitará la detección de irregularidades o afecciones en sus primeras fases de desarrollo, lo cual repercute positivamente durante el tratamiento. También, puede ayudar a localizar ciertas vulnerabilidades para la implementación de medidas preventivas. Por otro lado, adquirir cierta responsabilidad sobre nuestra salud visual puede ayudar a reducir gastos a largo plazo asociados a deficiencias de todo tipo.

Conservar una buena salud ocular no tiene por qué estar vinculado a grandes gastos, de hecho, existen algunas medidas que te pueden ayudar a prevenir enfermedades visuales relacionadas con la exposición a dispositivos electrónicos y al mismo tiempo ahorrar. A continuación te hablamos de ellas. ¡Presta atención!

 

Busca ofertas y promociones especiales

En el mercado puedes encontrar alternativas realmente interesantes como la oferta de gafas graduadas 2×1 en ALAIN AFFLELOU. Contar con unas lentes de repuesto puede salvarnos en más de una ocasión ante cualquier imprevisto o pérdida. Generalmente, cuando perdemos nuestras gafas tendemos a retrasar la adquisición de unas nuevas, lo cual puede poner en riesgo nuestra salud ocular. Optar por promociones de este tipo puede ayudarnos a ahorrar a largo plazo, pero también a contar con una garantía extra de seguridad.

 

Aplica la regla 20-20-20

La Academia Americana de Oftalmología lanzó una campaña orientada al cuidado ocular mediante una propuesta denominada “regla 20-20-20”. A partir de ella, no sólo se pueden reducir los impactos de la radiación lumínica procedente de pantallas electrónicas, sino también reducir la necesidad de volver a graduar tus gafas antes de tiempo. Esta regla consiste en dejar de mirar la pantalla cada 20 minutos para fijar la mirada a unos 20 pies de distancia (unos seis metros) durante un periodo de 20 segundos.

 

Da prioridad a la luz natural

Si tienes oportunidad de escoger, opta por la luz natural. No sólo reducirá el grado de fatiga visual, también incrementará tus niveles de concentración.

 

Vigila tus niveles de hidratación

La hidratación es fundamental para todos los órganos de nuestro cuerpo. A menudo pensamos en la necesidad de mantener hidratados la piel o el cabello, sin embargo, nuestros ojos también pueden resentirse por la falta de agua provocando sequedad.

 

Coloca las pantallas por debajo de la altura de tus ojos

La posición en que colocamos nuestras pantallas puede influir. Colocarlas a una altura ligeramente elevada nos obligará a mirar hacia arriba. En esta posición, nuestros ojos quedan más expuestos porque están menos protegidos por los párpados y como consecuencia se incrementan los niveles de sequedad. Lo más recomendable es situar las pantallas a la altura de nuestros ojos o a una altura ligeramente inferior.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.