TIC

Cuatro aplicaciones del Big Data que demuestran su potencial


Se ha escrito tanto sobre el Big Data que parece innecesario hablar de su potencial. Sin embargo, y aunque es cierto que se ha ido implementando poco a poco en las dinámicas empresariales, también lo es que la información que se genera se desaprovecha por falta de talento experto en datos.

Efectivamente, se necesitan perfiles especializados en gestión y análisis de grandes volúmenes de datos, esto es en Big Data, y ya hay instituciones educativas ofreciendo un aprendizaje práctico y basado en proyectos, no en un modelo enciclopédico y memorístico.

Conocer métodos, herramientas y técnicas de la ingeniería moderna que abarcan los lenguajes de programación, entre otros conceptos, tiene amplias aplicaciones en los diferentes sectores profesionales. Y, para muestra, un breve repaso a lo que es capaz de hacer.

El deporte

Se calcula que en un evento deportivo se pueden capturar ocho millones de datos, y el ojo humano solo es capaz de retener y analizar un 30% de ellos. Tener un control mayor de los datos permitiría mejorar las tácticas en cualquier deporte o gestionar de otro modo contratos y fichas, entre otras cosas, lo que repercutiría en la toma de decisiones de los clubes y deportistas individuales.

Lo cierto es que las estadísticas son algo muy habitual en el deporte, y hay aficionados que se confiesan auténticos apasionados de las mismas. Se establece como disciplina pionera en su uso el béisbol, donde se destaca el nombre propio de Bill James, un periodista deportivo que se dedicaba a analizar manualmente los registros históricos de los jugadores. Como resultado, sus artículos empleaban un lenguaje diferente en el que diseccionaba el juego más allá de las impresiones, luego podemos hablar de James como el gran pionero.

La moda

Un software de procesamiento normal no puede gestionar el gran volumen de datos que se pueden generar de la actividad, pero la combinación de Big Data e inteligencia artificial ayuda a mejorar estrategias y, por extensión, mejora la rentabilidad. ¿Cómo? Prediciendo tendencias.

Una empresa dedicada a la producción realiza, o debe hacerlo, investigaciones destinadas a conocer cómo van a evolucionar los gustos de los consumidores a medio y largo plazo. Estas se basan en dos grandes pilares, siendo el primero de ellos la investigación permanente de los mercados con orientación al cliente. Es decir, se analizan de forma constante las percepciones en torno a productos y las preferencias de compra.

El otro gran pilar de la investigación lo constituyen los análisis continuados de factores que conforman la moda, es decir, se consideran las circunstancias del consumidor desde un punto de vista más global. Se tiene en cuenta, pues, el contexto sociocultural, la tendencia social, los patrones de consumo, lo que está de moda y los estilos de vida. Todos ellos son factores que intervienen en las decisiones de compra.

El empleo

Cuando se habla de empleo y Big Data, casi siempre es para relacionar el conocimiento y manejo de técnicas con las perspectivas de futuro, y es cierto que el sector demanda muchos profesionales formados en la actualidad. De hecho, ya decíamos al principio que las empresas se lamentan de la falta de talento disponible, pese a conocer el potencial del Big Data.

Pero, en este caso, no hablamos del futuro de la disciplina, sino de cómo esta se puede utilizar para combatir la precariedad y la economía sumergida. Hace unos días se anunció que la Generalitat Valenciana y los agentes sociales usarán técnicas relacionadas con el alto volumen de datos para analizar el mercado laboral, en concreto, para analizar la precariedad laboral, la discriminación y la economía sumergida. El objetivo último es proponer soluciones para acabar con lo que se consideran lacras.

Así se anunció tras la reunión del llamado Observatorio del Trabajo Decente, que reúne a la Conselleria de Economía Sostenible, los sindicatos UGT y CC OO y la patronal autonómica CEV. El Observatorio se plantea la transformación en el marco de la agenda 2030, y los datos que reflejen desequilibrios en el paro, la infraocupación, la discriminación, la desigualdad o la economía sumergida podrían provocar cambios legislativos.

Los Recursos Humanos

La gestión de recursos humanos también está muy relacionada con el empleo, y en cualquier empresa este es uno de los departamentos que más volumen de información manejan. De hecho, según expertos del sector como Randstad, su gestión ocupa cada vez más tiempo.

El Big Data aplicado a los Recursos Humanos permite conocer el estado de la plantilla en tiempo real, averiguar los márgenes para dar más o menos autonomía a los trabajadores, optimizar la selección, evaluar la eficacia y dedicación de cada uno o elaborar políticas individualizadas de formación, entre otras cosas.

Son solo algunos ejemplos de las aplicaciones que tiene el Big Data en cualquier sector de actividad. Para aprovechar sus ventajas, eso sí, se necesita especialización.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.