BREVES

Crisis sanitaria y economía: caminando hacia un nuevo paradigma


Cuando se empiezan a aplicar las primeras medidas de desconfinamiento en numerosos países, incluido España, es hora de empezar a sacar las primeras conclusiones que esta situación ha tenido, de manera individual, sobre nosotros, nuestras familias y nuestros negocios.

Y, una de las consecuencias más graves ha sido el parón que ha sufrido la economía a todas las escalas (internacional, nacional o, incluso, familiar), algo que ha dejado en una situación muy delicada a empresas, autónomos, trabajadores y, en definitiva, muchos ciudadanos.

La necesidad de tener un remanente

Una de las conclusiones a las que han llegado numerosos economistas es que esta crisis nos ha enseñado la necesidad de tener un remanente, un fondo o un ahorro al que poder recurrir en caso de emergencia, tanto a nivel empresarial, como a nivel individual. No en vano, las empresas y ciudadanos que han salido indemnes de esta situación lo han hecho, o bien porque han podido mantener su actividad económica o porque han tenido ese fondo para recurrir a él y poder aguantar el parón de la economía.

En el primer caso se encuentran empresas que han reconducido su oferta al ecommerce, personas y autónomos que han podido seguir desarrollando su actividad gracias al teletrabajo y, finalmente, los funcionarios. Pero todo esto no ha bastado para que muchas personas y empresas se encuentren, literalmente, en el abismo; y prueba de ellos son los datos económicos que se han recogido en estos prácticamente dos meses que se lleva de encierro y que provocan muy malos augurios para el futuro de nuestra economía.

Es necesario un nuevo enfoque mental

A lo largo de muchas décadas, hemos oído hablar de la educación financiera, un nuevo enfoque de nuestra vida económica, tanto a nivel personal, como empresarial, en donde se propone hacer crecer una cantidad de dinero a partir del ahorro. En términos de educación financiera, esto se llama “poner a trabajar el dinero”.

La clave se encuentra en romper con una inercia que consiste en crecer económicamente para cubrir deudas y volver a endeudarse para mejorar nuestra calidad de vida, una vez hemos cubierto nuestras deudas, en lugar de vivir con esa mejora. Es la denominada “carrera de la rata”.

Cómo introducirse en este nuevo paradigma

Lo primero que deberemos hacer para romper con esta carrera es destinar un 10% de nuestros ingresos al ahorro (entre otras partidas). Pero no basta con ahorrar, se trata de utilizar estos ahorros para construir un nuevo futuro haciéndolos crecer. Y ello será posible a través de los mecanismos que tenemos para poder invertir.

Y es que, a día de hoy, cualquier persona puede realizar inversiones, y ello es posible a mayor y menor escala. Todo ello ha sido posible gracias a la democratización de Internet y todas las herramientas que ha puesto en nuestras manos para poder hacer crecer nuestros ahorros, como pueden ser los brokers on line.

A través de un bróker online podremos realizar un sinfín de operaciones financieras, desde comprar acciones a invertir en criptomonedas. Cualquier opción de inversión en los mercados de valores es posible a través de estas plataformas online.

Crear una cartera de inversión

Como decimos, cualquier persona puede crearse una cartera de inversión y puede hacerlo él mismo, simplemente realizando este tipo de inversión a través de internet. Una cartera de inversión o de valores es una combinación de activos financieros en los cuales invertimos nuestros ahorros.

Así, los expertos recomiendan que uno de estos activos financieros puede ser la inversión en materias primas, puesto que son ideales en épocas de inflación elevada (algo que parece previsible de manera inminente con la actual situación financiera). Pero, además son una inversión a largo plazo y un activo importante si las predicciones en las acciones son bajistas, otra de las situaciones que, debido a la pandemia del Covid-19, se está produciendo en los mercados.

Cómo invertir en materias primas

Antes de nada, debes saber cómo invertir en materias primas. Esto puede hacerse comprando y almacenando; mediante contratos a futuros, invertir en petrolíferas, minería o metalurgia, y, por último, invertir en fondos cotizados. Pero, antes de ponerse a invertir, es muy importante que nos informemos y nos formemos para realizar inversiones.

Como decimos, podemos darnos de alta en un bróker online para realizar nuestras inversiones, pero también podemos iniciarnos en esta actividad (por ejemplo, mientras vamos ahorrando unos importes interesantes para invertir), dándonos de alta en una cuenta demo de alguna de estas plataformas.

Los principales productos que tenemos para invertir en materias primas es el petróleo (que es la más popular), el gas natural, el oro (considerado un activo refugio, es decir, en donde los inversores ponen su dinero cuando los mercados están en crisis) o invertir en plata (muy similar al oro como activo refugio, pero más volátil o cambiante).
Como puedes ver, hay muchas maneras de empezar tu nueva vida económica con este nuevo paradigma


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.