Smartphones y Tablets

¿Cómo funcionan los pagos a través del móvil?


La industria de la tecnología está evolucionando a un ritmo fabuloso y no muestra signos de desaceleración. Un ejemplo para demostrar este avance es la tecnología de pago móvil, es decir, transacciones reguladas que podemos realizar a través del teléfono móvil; lo que significa que, en lugar de pagar bienes y servicios con efectivo, cheques o tarjetas físicas de crédito o débito, la tecnología de pago móvil nos permite hacerlo de forma digital a través de una billetera digital almacenada en el teléfono.

Está claro que los comportamientos de compra de los consumidores han cambiado drásticamente en la última década y, por ello, las empresas, en su objetivo de mantenerse al día con las preferencias de compra de los clientes, han incluido la posibilidad de emplear métodos de pago rápidos, seguros y convenientes, como por ejemplo, realizar el pago del parquímetro con el móvil.

Y es que, afortunadamente, los avances en la tecnología de pago, como los pagos por comunicación de campo cercano (NFC, Near-field communication), nos han allanado el camino para una experiencia mucho más satisfactoria en el momento del pago.

Los pagos NFC tienen lugar cuando un móvil o una tarjeta de crédito o débito habilitados se comunican con un terminal de pago, enviando información de pago encriptada del cliente al minorista. Usar el móvil para realizar estos pagos es cada vez más frecuente en nuestro día a día y, como resultado, los pagos móviles NFC también son más comunes. Aplicaciones como Waylet, en las que se asocia la tarjeta bancaria y un código QR son ejemplo de ello. Son sencillas y seguras de usar y nos facilitan mucho la vida.

Beneficios de pagar con el móvil

Rapidez: Los pagos móviles son ultra rápidos. Contar dinero en efectivo o esperar en la cola para una transacción con tarjeta requerirá tiempo extra y todos sabemos la vida acelerada en la que nos vemos inmersos cada día. Perder el tiempo en realizar un pago cuando lo podemos hacer velozmente con el móvil, no tiene lugar a dudas. Apenas tardaremos unos segundos. La transacción se completará en un abrir y cerrar de ojos.

Seguridad: Una de las ventajas que podemos destacar de realizar pagos con el móvil es su seguridad, algo con lo que no cuentan los métodos de pago tradicionales. Pagar con el móvil es muy seguro, ya que este método tiene capas adicionales de cifrado dinámico, que mantienen las transacciones y los datos personales a salvo de cualquier amenaza. Cuando realiza un pago móvil, el número de la tarjeta se enmascara y el sistema asigna un número único aleatorio o un token con cada compra para ocultar los datos, lo que aumenta la seguridad de nuestros datos y reduce las posibilidades de fraude.

Comodidad: Ya no es solo porque sean rápidos y seguros, también es una forma muy cómoda de operar. Los pagos móviles ofrecen flexibilidad y facilidad de uso. Podemos dejar la cartera en casa y usar el smartphone para pagar cualquier cosa que necesitemos a través de aplicaciones como la anteriormente citada. No solo llevaremos menos peso en el bolso o bolsillo, sino que tampoco correremos el riesgo de que perdamos la cartera o nos roben el dinero en efectivo.

Con los estilos de vida y preferencias cambiantes de nosotros, los consumidores, el uso generalizado de teléfonos inteligentes o smartphones y el crecimiento cada vez mayor del comercio electrónico, únicamente podemos esperar que esta tendencia se dispare aún más en los próximos años. Y es que, según algunos estudios, el mercado mundial de tecnología de pago móvil podría alcanzar los 5.500 millones de dólares para 2026, una cifra nada baladí.

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.