Energía

¿Cómo están evolucionando los paneles solares?


El auge de los paneles solares es indiscutible, hoy en día, pero los profesionales en la materia trabajan para lograr una mejor eficiencia en los próximos años. Se habla de un total de cuatro generaciones para que las placas solares industriales sean mucho más baratas y flexibles gracias al uso de otros materiales y tecnologías.

Curiosamente, los paneles solares modernos tienen sus raíces más cercanas al año 1953. En aquel entonces, tres inventores de los laboratorios Bell descubrieron que el silicio era un material que ofrecía más ventajas que el selenio. Aunque, en ese momento, el silicio solo se usaba en aparatos eléctricos y mostraba el 6 % de su eficiencia. No obstante, era el inicio de una nueva era, según ya avanzaba el New York Times.

¿Cuál es el futuro de los paneles solares?

Como bien sabemos, el silicio es el material que más se emplea para fabricar los paneles solares. De hecho, el silicio puro monocristalino permite un mayor rendimiento en las placas fotovoltaicas comerciales, aunque es mucho más caro, mientras que los paneles de silicio puro policristalino son mucho más baratos y su efectividad es del 14 %. Actualmente, los científicos ya están trabajando en otro tipo de materiales para ampliar más posibilidades.

A partir de los años noventa podemos hablar de una segunda generación de células solares, ya que se ofrecían láminas mucho más flexibles y delgadas que las predecesoras. En esta década, la eficiencia era del 30 % aproximadamente, pero su coste era muy elevado, lo que limitaba su funcionalidad en ciertos sectores como el espacial o aeronáutico.

Un amplio número de empresas del mundo se han preocupado por dar un paso más. Por esta razón, trabajan para generalizar este tipo de sistemas con el objetivo de reducir los costes. Este es el principal motivo para sustituir el silicio por otras microestructuras como las CIGS, ya que usan cobre, selenio o indio, entre otros materiales.

Los investigadores a base de pruebas ensayo y error ya empezaban a generar tecnologías como polímeros orgánicos o células fotovoltaicas capaces de reaccionar a la luz solar. Las posibilidades que nos ofrecen este tipo de materiales son muy ventajosas, pero la eficiencia aún seguía siendo muy baja, aunque hay expertos que estiman que en un futuro cercano, los resultados pueden ser más prometedores.

La cuarta generación de los paneles solares

La tercera generación se preocupó por trabajar varias tecnologías como los huecos cuánticos o nanoestructuras de óxido de titanio con el objetivo de generar energía que garantizase un sistema eficiente entre el 30 % y 60 %.

Pero, llegamos a una cuarta generación en la que se pretende unir las nanopartículas con polímeros para conseguir abaratar los costes y lograr una mayor eficiencia. El panel solar se caracteriza por aprovechar los diferentes tipos de luz, incluyendo el espectro infrarrojo. En teoría, una placa fotovoltaica podría conseguir una conversión solar en electricidad en un 93 %.

En definitiva, el problema es que los paneles solares comerciales son capaces de captar energía, pero son muy poco eficientes porque están hechos de silicio. Por lo tanto, solo se transforma un 25 % de esta y el resto se desaprovecha, por lo que los investigadores proponen usar otros materiales para lograr mejores resultados. No obstante, si te surgen dudas o necesitas realizar una instalación, no dudes en contactar con Masters in Solar, ya que son expertos en este sector.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.