VIDEOJUEGOS

Cómo elegir una silla para una habitación gamer


Uno de los aspectos fundamentales para los usuarios de videojuegos de pc es elegir las mejores sillas gaming que garanticen una posición óptima en cada partida. Hay muchos aspectos que se deben tener en cuenta y que hay que analizar con detalle para tomar esta decisión.

La comodidad es un punto prioritario. El jugador debe sentirse cómodo en todo momento que se encuentre sentado en la silla de gamer, tanto si está cinco minutos como si la misma posición se prolonga durante horas. Para ello, hay que fijarse en que la postura de la columna sea la correcta. Ésta es una de las partes del cuerpo más sensibles y es primordial que se encuentre en una buena posición. Cada silla presenta unas características concretas, así que lo recomendable es analizar bien todas las opciones para elegir aquella que mejor se adapte al cuerpo de cada uno. En ese sentido, el respaldo del asiento es clave. Las modalidades de sillas más modernas suelen contar con un asiento ajustable a la altura de cada usuario y un respaldo cómodo en el que no puede faltar el reposacabezas.

El control de la posición de la cabeza es muy importante para disfrutar al máximo del juego y evitar, además, la posibilidad de sufrir lesiones. Otro elemento del cuerpo muy importante en la búsqueda de la mejor silla para jugar al ordenador son los hombros. Estos deben estar relajados y bajo una óptima posición que garantice que no es necesario hacer fuerza con ellos ni mantenerlos en una posición antinatural para jugar.

Todos los juegos de consumo de masas tienen una característica en común: necesitan imperiosamente de las manos. Para encontrar la mejor postura, es necesario que la silla cuente con un espacio preparado para apoyar los antebrazos, es decir, unos reposabrazos acolchados que permiten mantener la misma posición durante un largo periodo de tiempo sin que se genere ningún problema muscular. Si estos son ajustables, las posibilidades de adaptación del cuerpo al asiento aumentan de forma considerable; así que este es un punto que no se debe dejar de lado. El objetivo es que cuando se deje caer el brazo en línea recta, se forme un ángulo de noventa grados. De esta manera se garantiza el buen descanso de la columna y un alivio de la tensión de los músculos. Además, el tipo del material utilizado para fabricar el asiento es muy importante, ya que se requiere de que éste sea de estilo almohadilla o similar para asegurar el total confort y minimizar así el riesgo de sufrir problemas musculares.

Sillas adaptadas a la altura y peso de cada uno

En la elección de una silla para una habitación gamer hay que tener muy en cuenta la altura del usuario, ya que aunque la mayoría de asientos son ajustables; estos se diseñan para distintos pesos y alturas. Una persona más corpulenta necesita de un espacio amplio para poder mover sus articulaciones de forma ágil y cómoda. En la descripción de la silla para gaming se incluyen datos sobre medidas de la altura, anchura y profundidad del asiento, así como la extensión en centímetros del respaldo. Añade también un peso máximo de la persona que se va a sentar en él, por lo que esta información es de obligada lectura antes de realizar el pedido.

El entorno adonde se va a jugar es otro aspecto importante, es decir, la habitación. Hay sillas de piel sintética y malla transpirable que evitan los sudores y que son muy recomendadas para espacios muy cerrados en los que suele hacer calor. Este tipo de material, además, garantiza una larga vida útil del producto. Siempre es recomendable elegir las mejores calidades en los acolchados y tejidos. Los tapizados de alta resistencia o cojines graduables son otros detalles que marcan la diferencia y que garantizan unos niveles óptimos para el cuerpo. Cabe recordar que una silla gamer se puede utilizar también con otras funciones, además de jugar, especialmente para el trabajo en el ordenador o la visualización de películas.

Comprar un asiento especializado no es un capricho; todo lo contrario. Es una necesidad que asegura que la salud no se vea afectada tras pasar muchas horas sentado sobre él. Las sobrecargas musculares, dolores cervicales o de espalda constituyen los principales problemas que pueden aparecer con esta actividad; y este riesgo se reduce con una silla de gamer. Con esta elección, se mejora todos los aspectos, ya sean relacionados con la salud o la acción de jugar; pues el rendimiento del jugador en cada partida aumenta. El mercado de sillas gamers abarcan un amplio radio de opciones, y hoy en día es posible encontrar modelos de mucha calidad a precios económicos, adaptados a todos los perfiles en una industria como la del vídeojuego que llega a una gran variedad de públicos. Es, sin duda, una inversión en salud y en calidad del juego.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.