CIENCIA

Vaginas de laboratorio


Los implantes de partes del cuerpo es algo habitual, se implantan manos, piernas… pero es más complicado en el caso de órganos que implican una sensibilidad especial, como son los órganos sexuales. Estos implantes son una realidad, lo que no se había conseguido hasta la fecha es implantar órganos sexuales artificiales, hechos en un laboratorio. Es el caso de cuatro jóvenes que nacieron con defectos en la vagina, o directamente sin vagina, que ahora tienen sus partes completamente funcionales, gracias a la ciencia.

En un laboratorio, gracias a la nuevos e increíbles desarrollos científicos en la medicina, han diseñado e implantados con éxito vaginas en cuatro mujeres con desordenes congénitos extraños. Todas presentaron, tras la cirugía, niveles normales de deseo, excitación, lubricación, orgasmo, satisfacción y relaciones sexuales sin dolor».

Investigadores del Wake Forest Baptist Medical Center en Carolina del norte, extendieron el estudio a cuatro adolescentes que sufrían de aplasia vaginal (donde el órgano se ha desarrollado defectuoso o no se ha desarrollado en absoluto) como resultado del síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser (MRKHS). Esta enfermedad afecta alrededor de 1 de cada 5.000 mujeres.

Se emplearon exploraciones de pelvis de cada paciente para crear un andamio biodegradable en tres dimensiones, donde las células cultivadas a partir del tejido existente de la vulva se podían moldear correctamente y se incubaron en un entorno similar al cuerpo humano durante el proceso de fabricación.

El Doctor Anthony Atala, director del Instituto de medicina regenerativa de Wake Forest, dijo a la BBC que crear vaginas funcionales para las mujeres que habían nacido sin ellas era «muy importante» y «muy gratificante». Se cree que es el primer caso en el cual un órgano entero ha sido creado completamente desde cero — un proceso que describió como «un reto». El procedimiento actualmente está siendo probado en más pacientes en el centro médico, con el objetivo de lanzar ensayos clínicos a mayor escala en el futuro cercano.

El estudio piloto, publicado tras ocho años de revisiones de sus participantes, es, sin embargo, otro emocionante salto adelante para la ciencia regenerativa. En los últimos meses, noticias de que la impresión en 3D han transformado la vida de los pacientes que habían sufrido lesiones faciales graves en accidentes de tráfico contribuyeron a ayudar al movimiento de investigación y estima en la comunidad médica.

Aunque aún no se ha informado de embarazos, es biológicamente posible como resultado de la cirugía. Esta es una noticia increíble no solo para las mujeres involucradas en el estudio, también abre la posibilidad para que la impresión 3D se convierta en una opción para aquellas que no pueden quedar embarazadas como consecuencia de otros problemas de salud. ¿En los años venideros, las vaginas cultivadas en laboratorio serán un camino más rápido a la maternidad de la talla de fertilización in vitro? Porque si todas las funciones y sensaciones están ahí, y su capacidad biológica es incluso mejor, bien podrían ser.

Aunque las mujeres que participaron en el estudio, por alguna razón, no se queden embarazadas, el hecho de que se les ha otorgado una vida menos mediocre todo gracias al vertido de algunas células de una parte del cuerpo a otra es poco menos que milagroso. Pensar que defectos de nacimiento pueden rectificarse antes del inicio de la edad adulta es algo que puede y va a cambiar las vidas de millones de personas en todo el mundo para siempre, no sólo físicamente, sino psicológicamente, también.

El estudio también destaca el éxito del crecimiento de nuevos órganos a partir de las células de un paciente, que «evita el peligro de incompatibilidad de tejidos», explica el bioquímico Natasha Rickett. «El rechazo del trasplante es el principal temor se tiene cuando se mueve un órgano de un cuerpo a otro, pero en este caso son sus propias células, no hay razón para el cuerpo las vea como extrañas».

Ser capaz de cultivar órganos de esta manera no sólo es importante en términos de su grado de éxito, sino que también lo es con respecto a cuánta gente puede alcanzar. Mediante la creación de una alternativa científica que no requiere de una tercera persona, entonces, la búsqueda a menudo destruye el alma de un donante podría ser erradicado pero y el miedo al rechazo de trasplante ha desparecido para siempre.

Es difícil no emocionarse demasiado teniendo en cuenta las ilimitadas posibilidades que la impresión en 3D tiene ya, sobre todo porque estamos sólo en las etapas elementales con procedimientos de esta naturaleza. Cada desarrollo nuevo, ya sea la impresión de una pelvis de repuesto, o la creación una nueva técnica para la formación de vasos sanguíneos, produce una cantidad increíble de oportunidades.

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.