TIC

Un día en la vida de un fontanero de urgencias


Nadie es capaz de predecir cuándo podemos sufrir una emergencia de fontanería. Afortunadamente, existen servicios disponibles de fontanería las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Así, si tenemos un incidente fuera de las horas habituales de trabajo, tendremos que acudir a un fontanero de urgencia, profesional que acudirá raudo y veloz para solventar nuestra emergencia en el hogar.

Los fontaneros de urgencias están disponibles tanto por las noches como los fines de semana.


Pueden surgir muchos tipos diferentes de problemas relacionados con la fontanería y, cómo no, pueden aparecer en cualquier momento del día o del año, como las fugas de agua y aguas residuales, bombas de alcantarillado rotas o dañadas o fugas en el calentador de agua, por nombrar algunos ejemplos habituales.

Cualquiera de estos problemas puede ser peligroso si se deja desatendido mucho tiempo. De hecho, la celeridad es vital. Si dejamos una fuga, una grieta, una obstrucción de la tubería sin supervisión incluso durante uno o dos días -aunque pueda parecernos poco-, se podrían producir más brechas de seguridad, otras fugas de agua. Al tratar con el sistema de agua o el sistema de alcantarillado, estos problemas potenciales deben manejarse rápidamente, no solo para nuestra comodidad sino también por razones sanitarias. Encuentra más información aquí.

¿Y cómo es un día de trabajo?

Pues para ser honestos, siempre es impredecible.

Debido a la cantidad de problemas distintos que pueden surgir para los propietarios, ningún día es igual al anterior. Un día pueden estar reparando los calentadores de agua, al siguiente resolviendo una fuga en el cuarto de baño…

De todas formas, los días suelen comenzar temprano. El fontanero de urgencias probablemente visite un abanico muy curioso de clientes comerciales y residenciales a lo largo del día, por lo que pueden pasar de un pequeño baño en el apartamento de alguien a la cocina de un restaurante bullicioso. Estar de guardia, también implica terminar el día bastante tarde. De nuevo de forma impredecible.

Una de las cosas que más suele gustar a los fontaneros de urgencia es la posibilidad de estar fuera todo el día, ver lugares nuevos y conocer personas nuevas continuamente. Se trata de un trabajo en el que es difícil aburrirse y en el que es posible que atesoren una gran cantidad de anécdotas para la posteridad.

También disfrutan del aspecto técnico, pues la identificación de un problema y cómo resolverlo ofrecen una verdadera sensación de satisfacción. Sin embargo, y como no podía ser de otra manera, ningún trabajo es perfecto, y una de las peores situaciones con las que se topan los fontaneros son los clientes malhumorados.

Estudiar fontanería puede llevar al interesado por muchas rutas, por lo que muchos dicen que una de las mejores cosas de este trabajo es que puedes hacerlo en cualquier lugar.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.