CIENCIA

Un ácido de la piel de la aceituna inhibe el aumento de células de cáncer de mama


El ácido oleanólico y el ácido maslínico son constituyentes de las pieles de diferentes frutas, incluidas las aceitunas y uvas blancas o rojas. Aunque se sabía que ambos compuestos tienen propiedades beneficiosas contra diferentes tipos de cáncer, hasta el momento no había estudios sobre sus efectos quimiopreventivos en el cáncer de mama humano.

Un estudio, liderado por del grupo de investigación Inmunología Tumoral de la Universidad de Jaén (UJA), ha determinado que el ácido oleanóico, presente en la piel de las aceitunas, podría inhibir la proliferación de células de cáncer de mama altamente invasivas, mientras que protege a las células epiteliales de mama normales.

Para llegar a estas conclusiones, publicadas en la revista Molecules, los investigadores utilizaron células de cáncer de mama humano y células epiteliales mamarias humanas no cancerosas para determinar los efectos de ambos ácidos.

El ácido oleanólico inhibió la proliferación y el aumento del estrés oxidativo de las células altamente invasivas

Los resultados mostraron que el ácido oleanólico inhibió la proliferación y el aumento del estrés oxidativo de las células altamente invasivas. Además, disminuyó el estrés oxidativo y el daño oxidativo al ADN en las células epiteliales mamarias humanas. Según los expertos, el ácido podría actuar así como un agente quimiopreventivo en el cáncer de mama humano.

Un ácido presente en el aceite de oliva virgen

Aunque el ácido oleánico se encuentra sobre todo en la piel de la aceituna, el profesor de Inmunología de la UJA, José Juan Gaforio, explica que también se puede encontrar en la pulpa de la aceituna y aparece también en el aceite de oliva virgen.

El científico resalta el efecto dual que presentan este tipo de componentes, “de tal manera que ejercen un efecto diferente en células normales al que ejercen en células tumorales, lo que puede ayudar a entender por qué el consumo de ciertos alimentos puede ayudar a prevenir determinados tipos de tumores”.

Desde hace tres años el equipo trabaja en el estudio de aquellos componentes minoritarios de los aceites de oliva vírgenes, como el escualeno, el hidroxitirosol, el ácido maslínico, el uvaol, el eritrodiol o el tirosol, que pueden contribuir en la prevención del cáncer de mama,

“Estos tienen también unos efectos similares, muchos de ellos antioxidantes, y en muchos se manifiesta esta dualidad de cómo afectan de manera diferente a las células, según sean normales o tumorales”, asegura Gaforio.

 

Fuente: SINC

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.