CIENCIA

Primeras especies de cangrejo yeti en la Antártida


Los cangrejos yeti tienen un aspecto peculiar, ya que su cuerpo está cubierto por una especie de pelos o sedas, y viven alrededor de uno de los ambientes más extremos del planeta, los respiraderos hidrotermales de las profundidades del océano.

Una investigación de la Universidad de Southampton (Reino Unido), que publica la revista PLoS ONE, describe el hallazgo de las primeras especies de cangrejo yeti en los sistemas de ventilación hidrotermal del Dorsal de Escocia del este en el océano Austral de la Antártida. Hasta 700 cangrejos por metro cuadrado pueden residir alrededor de estos respiraderos.

Durante la mayor parte de su vida, ‘Kiwa tyleri’ está atrapado dentro del entorno de agua caliente de la chimenea de ventilación

Estas especies de cangrejo Yeti Kiwa tyleri pertenecen a un grupo enigmático de crustáceos, conocidos como Kiwaidae, que prosperan en las aguas calientes que rodean los respiraderos hidrotermales.

Durante la mayor parte de su vida, Kiwa tyleri está atrapado dentro de un entorno de agua caliente de la chimenea de ventilación y es incapaz de moverse debido a la congelación de las frías aguas polares de alta mar circundante.

“La especie se ha adaptado a este hábitat de tamaño muy limitado –con un volumen de unos pocos metros cúbicos– porque sobrevienen en densidades altamente comprimidas y dependen de las bacterias que crecen en sus sedas para la nutrición», dice Sven Thatje, de la Universidad de Southampton.

Tan solo las hembras que portan los huevos se desplazan lejos de las chimeneas de ventilación, al mar polar que las rodea, para liberar sus larvas. De lo contrario, estas no podrían sobrevivir a las altas temperaturas del hábitat adulto.

Los cangrejos y las langostas, que son características de los océanos de todo el mundo, muestran un número extremadamente bajo de especies en los mares polares.

 

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Fuente: SINC

[/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwYWxsb3d0cmFuc3BhcmVuY3klM0QlMjJ0cnVlJTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnd3dy5jb2RpZ29iYXJyYXMuY29tJTJGc2hhcmUtaHQlMkZqZWRpcyUyRmFkX3RwbC5waHAlM0ZpYyUzRDI4MCUyNmFtcCUzQnIlM0QxNjA2NCUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMzAwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyMjUwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2luaGVpZ2h0JTNEJTIyMCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYWxpZ24lM0QlMjJtaWRkbGUlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMjA=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.