BREVES

Los test sanguíneos para detectar el cáncer, cada vez más cerca


El investigador de Hong Kong que inventó un sencillo análisis de sangre para que las embarazadas puedan saber si sus futuros hijos tienen síndrome de Down, está probando una tecnología parecida para el cáncer.

Yuk Ming “Dennis” Lo afirma que un análisis de sangre en busca de indicios de cáncer podría costar apenas mil dólares (unos 790 euros). La prueba consiste en un análisis del ADN de las células tumorales moribundas que se liberan al flujo sanguíneo.

La idea es crear un test barato que la gente pudiera hacerse anualmente en la consulta del médico para detectar un tumor en su fase más temprana, cuando es más fácil tratarlo. «Tardamos 13 años en desarrollar los análisis prenatales, pero era un camino que aún no se había explorado», explica Lo, que trabaja desde la Universidad China de Hong Kong. «Para el cáncer tardaremos menos».

Los tests prenatales buscan el ADN fetal presente en la sangre de la madre. Descodificar ese ADN sirve para determinar si al bebé le faltan o le sobran cromosomas, algo que produce enfermedades hereditarias.

Tanto Lo como investigadores de la Universidad Johns Hopkins (EEUU) han usado recientemente una técnica prácticamente idéntica a la de los análisis prenatales para cribar la sangre de un paciente en busca de prueba de la existencia de genes duplicados, de falta de algún gen o de genes reorganizados, lo que indica la existencia de células cancerígenas.

Pero esta estrategia de análisis es muy cara. Si el cáncer está en sus primeras fases, el ADN del tumor suele estar presente en cantidades diminutas. Puede representar apenas el 0,01% de los fragmentos de ADN que se encuentran en una muestra de sangre. Eso significa que los científicos acaban descodificando 9.999 trozos de ADN por cada trozo de ADN de cáncer con el que se encuentran. El resultado es que lograr un esbozo burdo del genoma del tumor mediante máquinas de secuenciación, puede costar 10.000 dólares o más (unos 7.900 euros).

«Se puede hacer, pero es muy caro», afirma el director científico de Boreal Genomics, Andre Marziali, cuya start-up desarrolla pruebas para el cáncer. «Hay que lograr un equilibrio entre el alcance y el coste».

Lo afirma que ahora ha desarrollado una nueva forma de medir el ADN que podría abaratar el coste de la prueba de cáncer en un 90%.

El nuevo método busca cambios en la metilación, una alteración química del ADN que controla la actividad de los genes. En general, los genes de las células cancerígenas pierden sus marcas de metilación, una característica que Lo sostiene se puede detectar fiablemente usando menos secuenciación.

Otros científicos afirman que el método de Lo aún no es lo suficientemente preciso y que podría diagnosticar erróneamente a muchas personas sanas como enfermos de cáncer. El investigador del genoma de la Johns Hopkins, Victor Velculescu, afirma que este tipo de falsos positivos son un problema en el caso de muchos análisis. «Aunque el enfoque usado por e Lo es una aplicación excelente de su tecnología, tendría que superar el mismo obstáculo», afirma.

Lo explica que está probando su técnica en Hong Kong haciendo un seguimiento de 20.000 personas con riesgo de tener cáncer como parte de un estudio por valor de 4 millones de dólares (unos 3,16 millones de euros) financiado por el Gobierno de Hong Kong. Muchos están tienen hepatitis B, un virus que puede producir cáncer de hígado y que porta un 10% de la población china.

Actualmente a los residentes de Hong Kong con hepatitis se les hacen ecografías periódicas, que además sirven para detectar tumores bastante pronto. Lo afirma que espera poder ver si el análisis de ADN en sangre es una mejor opción que las ecografías.

La mayoría de los científicos creen que el camino hasta crear una prueba de cáncer multiusos aún no está claro, pero la tecnología evoluciona tan rápido que parece evidente que se podrá hacer. «Podríamos tardar 20 años en conseguir que estas pruebas sean algo que cualquiera se pueda hacer en la consulta del médico, pero ese día llegará seguro», sostiene Marziali.

Lo vendió la licencia de sus patentes para pruebas prenatales a una empresa estadounidense, Sequenom, que lanzó un test prenatal en 2011, pero aún no ha decidido cómo comercializar la prueba de cáncer.

 

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Fuente: Technology Review

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRmEubGlnYXR1cy5jb20lMkYlM0ZpZHMlM0Q1MzcyNyUyNnQlM0RqcyUyMiUzRSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwYWxsb3d0cmFuc3BhcmVuY3klM0QlMjJ0cnVlJTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnd3dy5jb2RpZ29iYXJyYXMuY29tJTJGc2hhcmUtaHQlMkZqZWRpcyUyRmFkX3RwbC5waHAlM0ZpYyUzRDI4MCUyNmFtcCUzQnIlM0QxNjA2NCUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMzAwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyMjUwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2luaGVpZ2h0JTNEJTIyMCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYWxpZ24lM0QlMjJtaWRkbGUlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMjA=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.