BREVES

Los posibles usos de Google Glass hacen las delicias entre el personal de urgencias


[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Hace poco la rana Gustavo apareció por urgencias del Hospital Beth Israel de Boston (EEUU), quejándose de un dolor en el pecho. Con inclinar un poco la cabeza pude acceder a su información médica, sus resultados electrocardiogramas, pruebas radiológicas e historial médico.

Tranquilos, Gustavo no está enfermo de verdad. Esta visita a urgencias de la rana sirve para ilustrar cómo el ordenador portable de Google, Glass, permite a los médicos ponerse rápidamente al día de la situación de un paciente sin tener que consultar un ordenador repetidas veces.

Los médicos de urgencias de este hospital están en medio de un proyecto piloto usando versiones muy modificadas de Google Glass para consultar los historiales de los pacientes. El médico Steve Horng encabeza el proyecto, que ofrece Glass a todos los facultativos del departamento. «La medicina de urgencias es una especialidad muy sensible a la información, en la que incluso la más mínima información disponible inmediatamente importa de verdad», afirma. «Tener la información un minuto antes puede salvar una vida».

Esta prueba es uno de los numerosos proyectos para comprobar si los ordenadores portables suponen un beneficio para trabajadores que necesitan acceder rápidamente a pequeñas cantidades de información sin apartar las manos o siquiera la vista de otras tareas. Estos proyectos dan una idea de los beneficios potenciales, así como de los retos que quedan para la computación portable en general.

Google no es la única empresa que ofrece servicios que cubren estas necesidades. Epson, por ejemplo, vende un par de gafas que ayudan a las enfermeras a ver las venas de un paciente a través de la piel, y Vuzix produce pantallas para la industria de defensa que se llevan en la cabeza capaces de identificar fuerzas amigas y más.

El equipo de urgencias del Beth Israel tiene cuatro pares de Glass, que se pueden recoger al principio del turno. Una vez ingresado el nuevo paciente, el médico usa Glass para escanear un código QR en el exterior de su habitación. Esto simplemente informa al dispositivo de la habitación en la que entra el doctor; a continuación una aplicación creada específicamente para ello busca el historial del paciente conectándose al wifi del centro, y se lo muestra al médico en el pequeño prisma que tiene colocado delante del ojo.

La cantidad de información disponible a través de la aplicación es limitada y no permite hacer búsquedas complejas ni introducir datos con órdenes mediante gestos ni voz. Pero para la medicina de urgencias, estos datos son útiles, según Horng.

Wearable Intelligence, con sede en San Francisco (EEUU), ha desarrollado una aplicación exclusiva para Glass que bloquea todas las funciones de redes sociales del dispositivo y lo engancha a la red wifi del hospital. Esta misma empresa ha desarrollado otras aplicaciones específicas para usos industriales de Glass, por ejemplo una que proporciona información de contexto en tiempo real para trabajadores de explotaciones petrolíferas y de gas.

A pesar de contar con detractores (ver «Las luces y sombras de Google Glass» y «Google Glass aún es una supertecnología inútil»), existen pruebas de que esta tecnología puede ser útil en este tipo de industrias. En un evento reciente celebrado por la sucursal de Google en Cambridge (EEUU) se reunieron médicos de todo el país para presentar sus ideas para aplicar Glass a la medicina. Uno de los ponentes, el cirujano de Maine Rafael Grossman fue el primero en usar Glass en una operación. Cree que la técnica podría ayudar a los médicos a entrenar a nuevos cirujanos.

Pero por el momento, en el caso del ensayo piloto en el Beth Isreal, el uso de vídeo ni se plantea. «Queríamos evitar cualquier cosa que pudiera dar lugar a malentendidos respecto al uso de la información de los pacientes, así que hasta no tener un caso de estudio y una buena base, hemos dejado a un lado las posibilidades que ofrece el vídeo», afirma Horng.

Foto: Un pantallazo del historial médico de un paciente tal y como se ve en el Google Glass modificado del Hospital Beth Israel.

Está claro que Glass tiene sus limitaciones. Cuando visité a Horng en el hospital, un colaborador de Wearable Intelligence estaba probando un nuevo paquete de baterías externo para el dispositivo. Sin este extra de energía Glass dura apenas dos horas encendido ejecutando la aplicación médica, explica Horng. Algo poco práctico dado que los turnos en urgencias duran ocho horas.

Igual que hay escépticos entre el público en general, también los hay entre los médicos, que dudan de la utilidad de Glass. En general los médicos de urgencias son aficionados a la tecnología, según Horng, pero su entusiasmo por el proyecto piloto es variado. «Tenemos a los que prueban todo los primeros, que prueban cualquier cosa y a los que les gusta la tecnología, y por otra parte que se niega a abandonar su bloc de notas y que nunca lo van a usar».

Aún así hay muchos médicos encantados y a los que Glass no les parece una barrera para la interacción médico-paciente. De hecho, según el nefrólogo del Hospital Brigham de Boston, Karandeep Singh, creen que Glass podría servir para mejorarla. «La llegada de los historiales informatizados ha cambiado significativamente esa relación [médico-paciente]», afirmó ante el público congregado en el evento de Google en Cambridge. Muchas veces los médicos equiparan ver el historial médico del paciente con ver al propio paciente, afirmó Singh. «Parte del arte de la medicina se ha perdido». Glass ofrece una forma de buscar datos importantes de los pacientes sin perder el contacto al pie de cama.

En la próxima versión de la aplicación para Glass que se va a usar en el Beth Israel, el equipo planea añadir comandos de voz, probablemente usando un motor de reconocimiento de voz que no es de Google. «Ahora mismo el reconocimiento de voz de Google no es tan resistente como nos gustaría», afirma Horng.

Las limitaciones de la interfaz de Glass también representan un nuevo área potencial de innovación. «El uso de dispositivos móviles y todas las oportunidades que eso abre para los cuidados sanitarios, crea nuevas exigencias a la informática y los algoritmos», afirma el informático de la Universidad de Nueva York (EEUU), David Sontag, quien colabora con Horng. «El facultativo sólo puede ver una pequeña cantidad de información. No hay tantos píxeles para usar y el tiempo es fundamental».

Lo que hará que Glass y otros dispositivos portables sean más útiles serán los algoritmos que puedan proporcionar los datos correctos a los médicos en el momento preciso, afirma Sontag. «Ahora son más importantes aún en el contexto de los dispositivos móviles».

Fuente: Technology Review

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRmEubGlnYXR1cy5jb20lMkYlM0ZpZHMlM0Q1MzcyNyUyNnQlM0RqcyUyMiUzRSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwYWxsb3d0cmFuc3BhcmVuY3klM0QlMjJ0cnVlJTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnd3dy5jb2RpZ29iYXJyYXMuY29tJTJGc2hhcmUtaHQlMkZqZWRpcyUyRmFkX3RwbC5waHAlM0ZpYyUzRDI4MCUyNmFtcCUzQnIlM0QxNjA2NCUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMzAwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyMjUwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2luaGVpZ2h0JTNEJTIyMCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYWxpZ24lM0QlMjJtaWRkbGUlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMjA=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.