BREVES

Los modelos climáticos que predicen un mayor calentamiento son los más verosímiles


[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Las temperaturas globales subirán al menos 4 grados centígrados hacia 2100 y potencialmente 8 hacia 2200 si las emisiones de dióxido de carbono no se reducen, según un estudio publicado en Nature. Unos científicos han encontrado que el clima global es más sensible al dióxido de carbono de lo que se creía previamente.
La investigación además parece resolver una de las grandes incógnitas de la sensibilidad del clima: el papel de la formación de nubes y si esto tiene un efecto positivo o negativo sobre el calentamiento global.
“Nuestra investigación ha mostrado que los modelos climáticos indican una respuesta de temperatura baja cuando se dobla el nivel de dióxido de carbono respecto a los niveles preindustriales y no están reproduciendo los procesos correctos que dan lugar a la formación de nubes”, dice al autor principal Steven Sherwood del Centro de Excelencia para la Ciencia de los Sistemas Climáticos de University of New South Wales.
“Cuando los procesos son correctos en los modelos climáticos el nivel de sensibilidad climática es mucho más alto. Previamente, las estimaciones de la sensibilidad de la temperatura global al doblar la cantidad de dióxido de carbono estaban entre los 1,5 y 5 grados centígrados. Esta nueva investigación se lleva por delante la cota inferior de estas estimaciones a la sensibilidad climática, lo que viene a significar que las temperaturas globales aumentarán de 3 a 5 grados centígrados si se dobla la cantidad de dióxido de carbono respecto a los niveles preindustriales”.
La clave de este estrechamiento y subida de la horquilla de estimación puede encontrarse en las observaciones del mundo real acerca del papel del vapor de agua en la formación de nubes.
Las observaciones muestran que cuando el vapor de agua sube a la atmósfera a través de la evaporación, la succión puede o bien subir 15 km y se da lugar a la formación de nubes que producen lluvia fuerte, o bien subir sólo unos pocos kilómetros antes de retornar a la superficie sin que se formen nubes de lluvia.
Cuando la succión sólo sube unos pocos kilómetros se reduce la cubierta de nubes porque tira de más vapor desde la región de nubes más altas.
Sin embargo, el vapor de agua no es succionado de las regiones de formación nubosas cuando solamente están presentes succiones de 15 km.
Los investigadores encontraron que los modelos climáticos que muestran una respuesta de temperatura global baja al dióxido de carbono no incluyen suficiente de este proceso de vapor de agua de bajo nivel. En su lugar simulan casi todas las succiones como si fueran de 15 km y se formaran nubes.
Cuando en los modelos sólo están presentes succiones más profundas se forman más nubes y hay una reflexión de la luz solar. Por consiguiente, el clima global en estos modelos termina siendo menos sensible en su respuesta al dióxido de carbono atmosférico. Sin embargo, las observaciones del mundo real muestran que este comportamiento es incorrecto.
Cuando los procesos en modelos climáticos son corregidos para que tengan en cuenta las observaciones del mundo real, entonces los modelos producen ciclos que llevan vapor de agua hacia una amplia gama de alturas en la atmósfera, provocando menos formación nubosa según el clima se calienta.
Esto aumenta la cantidad de luz solar y calor que entra en la atmósfera y, como resultado de ello, aumenta la sensibilidad de nuestro clima al dióxido de carbono o a alguna otra perturbación.
El resultado es que cuando los procesos de vapor de agua son correctamente considerados, la sensibilidad del clima cuando la cantidad de dióxido de carbono se multiplica por dos (algo que ocurrirá en los próximos 50 años) viene a significar que podemos esperar un aumento de temperaturas que sean, por lo menos, de 4 grados centígrados para 2100.
“A los escépticos del clima les gusta criticar los modelos climáticos por considerar cosas incorrectamente, y nosotros somos los primeros en admitir que no son perfectos, pero lo que estamos encontrando es que los errores están siendo cometidos por aquellos modelos que predicen un menor calentamiento, no por aquellos que predicen más”, dice Sherwood.
“Un aumento en las temperaturas globales de esta magnitud tendrá impactos profundos sobre el mundo y las economías de muchos países si no empezamos urgentemente a reducir nuestras emisiones.”

[/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/1″][vc_column_text]

Fuente: Neofronteras.com

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwYWxsb3d0cmFuc3BhcmVuY3klM0QlMjJ0cnVlJTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnd3dy5jb2RpZ29iYXJyYXMuY29tJTJGc2hhcmUtaHQlMkZqZWRpcyUyRmFkX3RwbC5waHAlM0ZpYyUzRDI4MCUyNmFtcCUzQnIlM0QxNjA2NCUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMzAwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyMjUwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2luaGVpZ2h0JTNEJTIyMCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYWxpZ24lM0QlMjJtaWRkbGUlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMjA=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]

Readers Rating
0 votes
0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.