CIENCIA

Los corales de los arrecifes están siendo colonizados por microbios de origen antropogénico procedentes de las aguas residuales


Hace unos días veíamos la situación tan dramática en las que se encuentra la Gran Barrera de Coral.

En esa noticia se señalaba que el daño provocado por los fenómenos de blanqueamiento debidos al cambio climático son intensos pese a que allí el coral no está sometido a otras fuentes de estrés, como la contaminación.

Quizás los australianos cuiden bien directamente su coral (y, a la vez, realicen ventas masivas de carbón), pero en otros sitios no es así. La pesca con dinamita o cianuro todavía se practica en muchos lugares cerca de países en vías de desarrollo. Pero incluso en los EEUU el respecto por estos ecosistemas no es muy alto por culpa de la contaminación.

Según un nuevo estudio, los arrecifes, además de verse dañados por el cambio climático, son dañados por bacterias invasoras y hongos procedentes de tierra firme que vienen junto a las aguas residuales procedentes de plantas de tratamiento y colectores. En él se señala que es muy posible que este tipo de microbios estén ya invadiendo los arrecifes del sureste de Florida.

Para llegar a esta conclusión, Chan Lan Chun (University of Minnesota) y sus colaboradores tomaron muestras de agua de las aguas que se arrojan al mar, tanto en la costa como mar adentro, procedentes de las plantas de tratamiento. También tomaron muestras de las aguas de los arrecifes y del tejidos de los corales.

Vieron que ciertas bacterias y hongos están representados en ambos, incluso en los tejidos vivos del coral, pese a que la distancia desde el vertido hasta los arrecifes era de entre 9 y 40 km. Para esta identificación usaron técnicas de secuenciación de ADN. Los datos indican, sin lugar a dudas, que esta presencia microbiana en los arrecifes tiene origen antropogénico.

Al parecer, se han realizado muy pocos estudios de la existencia de microorganismos que estén presentes tanto en tierra como en los arrecifes. Así que hasta ahora no se tenía ni idea del alcance de la invasión provocada por la afluencia de estos microbios.

Los autores proponen, como una prueba de campo mesocósmica, que, para comprobar los resultados, lo ideal sería infectar parte de un arrecife que esté en condiciones prístinas y evaluar su crecimiento y supervivencia, así como estudiar cómo los microrganismos se establecen en el mismo.

Si finalmente los invasores son realmente invasores, los microbios que actúan como tales invasores cambiarán la estructura del microbioma del arrecife. Esto puede ser dañino, porque el microbioma ya establecido puede ser responsable del ciclo de nutrientes, de la salud del coral y de la creación de hábitats para algunos de los animales y plantas que viven en el arrecife, además de los propios corales.

Por tanto, estos invasores podrían alterar la ecología de la comunidad de plantas y animales del arrecife y, como los corales dependen de todo ello, ver dañada su salud y prosperidad.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5433

fuente: Neofronteras.com


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.