BREVES

El spam a través de WhatsApp, crece


[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

El spam o los mensajes basura que contienen elementos maliciosos o simplemente no han sido solicitados por los receptores continúan representando una parte importante del tráfico para el correo electrónico trimestral.

SFuente-Shutterstock_Autor-Stuart Miles_borrar-spam-emailegún cálculos de Kaspersky Lab, la cifra se sitúa ahora mismo, tras el cierre del primer cuarto del año, en un 66,34%. Esto es, 66 de cada 100 emails movidos a través de Internet son spam.

De ellos, más de la mitad se origina en China, Estados Unidos y Corea del Sur, ya que éstos tres países son los responsables del 21,93%, del18,81 y del 12,95% del spam existente.

¿Y España? Nosotros ocuparíamos el vigésimo puesto de países productores de esta clase de mensajes, con una participación del 0,83%.

Pero más allá de este cóctel de cifras, una tendencia que llama la atención a la hora de analizar los niveles de spam mundial es que los ciberdelincuentes no sólo mueven correos maliciosos en a través de navegadores web, sino que se están pasando también al furor móvil.

Uno de sus objetivos predilectos sería la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp, donde ya se han localizado textos de spam que pretenden, por un parte, infectar los dispositivos de sus víctimas y, en otros casos, difundir anuncios.

Los expertos señalan que si bien “por el momento, no hay una cantidad importante de programas maliciosos dirigidos a dispositivos móviles”, ya “se ha detectado regularidad en los envíos”. Así que la cosa podría ir a más.

Como siempre en estos casos, se recomienda extremar las precauciones a la hora de pinchar en enlaces, contactar con gente desconocida o descargar software, aplicando grandes dosis de sentido común.

Fuente: Siliconweek.es

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRmEubGlnYXR1cy5jb20lMkYlM0ZpZHMlM0Q1MzcyNyUyNnQlM0RqcyUyMiUzRSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwYWxsb3d0cmFuc3BhcmVuY3klM0QlMjJ0cnVlJTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnd3dy5jb2RpZ29iYXJyYXMuY29tJTJGc2hhcmUtaHQlMkZqZWRpcyUyRmFkX3RwbC5waHAlM0ZpYyUzRDI4MCUyNmFtcCUzQnIlM0QxNjA2NCUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMzAwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyMjUwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2luaGVpZ2h0JTNEJTIyMCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYWxpZ24lM0QlMjJtaWRkbGUlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMjA=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.