Espacio

¿Cómo sería la vida en un planeta habitable?


[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

La búsqueda de planetas fuera de nuestro sistema solar ha sido una constante desde hace años. Desde que el hombre se puso a observar el cielo comenzó a preguntarte si existirían planetas similares a la Tierra con habitantes que se asemejarían o no con los humanos. ¿Cómo sería la vida en un planeta habitable?

 

LÍQUIDO ELEMENTO

Ante todo, los científicos argumentarían que para que un planeta sea habitable es un requisito indiscutible que haya agua.

Como no tenemos otro ejemplo del que servirnos, nos imaginaríamos un planeta lleno de ríos y océanos y con naturaleza agreste; en todo caso, siempre similar a la Tierra. Probablemente nos imaginemos un planeta lleno de insectos, peces y mamíferos.

Pero, también sabemos que la vida se abre paso bajo las condiciones más extremas, y esas condiciones podrían crear formas de vida que podríamos considerar bizarras incluso aquí en la Tierra.

Partiendo del requisito indispensable del agua, también sabemos que el agua cubre una amplia gama de formas o estados, desde el agua hirviendo al agua cerca de 0ºC, donde ambos extremos supondrían el clima menos hospitalario para el nacimiento y conservación de la vida.

[/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_column_text]

VIDA EN ENTORNOS EXTREMOS

Sin embargo en las partes más profundas de los océanos de la Tierra, existen lo que se conocen como respiraderos hidrotérmicos, que arrojan agua sobrecalentada y otros productos químicos a temperaturas de más de 450 grados centígrados. Y, contra todo pronóstico, a pesar de las condiciones extremas, estos respiraderos y las áreas que los rodean son habitables, apoyando diversas formas de vida tales como los gusanos tubícola con mirada de alien y otras criaturas, en una cadena alimenticia basada en los productos químicos disueltos en los fluidos de ventilación.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_single_image image=»6747″ img_link_large=»yes» img_link_target=»_blank» img_size=»large»][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

En el otro extremo del espectro, existen microorganismos unicelulares adaptados al frío que pueden vivir felizmente en aguas donde la temperatura se cierne alrededor de la congelación.

[/vc_column_text][vc_column_text]

Tales formas de vida existentes en ambos extremos se conocen colectivamente como extremófilos y como su nombre indica aparecen en contextos que pueden parecer extraños en un mundo habitado mayormente por formas más familiares para nosotros, como los peces, las aves y los mamíferos.

 

VIDA EN OTROS PLANETAS

La lección que nos dan estas criaturas es que cuando lleguemos al punto de ser capaces de examinar planetas distantes lo suficientemente cerca para ver si existe la vida, deberíamos evitar buscar cualquier idea preconcebida de sobre qué forma tendrá esa vida.

Las expectativas por encontrar habitantes humanoides en un planeta alienígena, ciertamente alimentadas por décadas de libros de ciencia ficción, películas y programas de televisión… también deben apartarse a otro lado.

Si encontramos alguna vez vida fuera de la Tierra es más que probable que nos la encontremos con figuras y formas que con seguridad nos sorprenderán, así que como se suele decir,

la herramienta más eficaz para la investigación es una mente abierta”.

[/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwYWxsb3d0cmFuc3BhcmVuY3klM0QlMjJ0cnVlJTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnd3dy5jb2RpZ29iYXJyYXMuY29tJTJGc2hhcmUtaHQlMkZqZWRpcyUyRmFkX3RwbC5waHAlM0ZpYyUzRDI4MCUyNmFtcCUzQnIlM0QxNjA2NCUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMzAwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyMjUwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2luaGVpZ2h0JTNEJTIyMCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYWxpZ24lM0QlMjJtaWRkbGUlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMjA=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]

Readers Rating
0 votes
0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.