BREVES

Cómo el software de repaso espaciado puede ayudarte a aprender idiomas (o lo que te propongas)


Cuando estudiaba inglés en el colegio, hace unos cuantos años, el método más normal para memorizar cosas como nuevo vocabulario, verbos irregulares o expresiones hechas eran largas listas anotadas en tu libreta, que repasabas una y otra vez repitiendo sus elementos como un loro.

Pero ahora las cosas han cambiado mucho, y la tecnología se ha convertido en una gran aliada a la hora de aprender idiomas – entre muchas otras cosas. Más concretamente, el llamado SRS o Spaced Repetition Software es un método adoptado por varias apps y cursos online de aprendizaje de idiomas para ayudarte a mejorar tu vocabulario casi sin darte cuenta – y sin tener que repetir listas interminables como cuando hacías de pequeño. La pregunta es, ¿realmente funciona?

¿Cómo funciona la repetición espaciada?

Cuando una herramienta de aprendizaje se define a sí misma como SRS (Spaced Repetition Software), es porque usa la técnica de repetición espaciada. Esta técnica está basada en el efecto de espaciado, un fenómeno psicológico que afirma que repasar repetidamente información aprendida, repartida en varias ocasiones a lo largo de un período de tiempo, hace que dicha información sea más fácil de memorizar.

Así, aprender algo mediante la repetición espaciada consiste en repasar la información que se ha estudiado en repetidas ocasiones, pero incorporando cada vez intervalos de tiempo más largos a medida que los elementos de dicha información se van memorizando con éxito. Es un método de estudio que se puede aplicar a varios campos, pero que está especialmente indicado en el aprendizaje de nuevo vocabulario en idiomas – donde muchas apps dedicadas a este campo lo han adoptado.

El concepto de repetición espaciada se propuso por primera vez en 1932, en el libro Psychology of Study del profesor C. A. Mace, pero no fue hasta los años 60 cuando algunos psicólogos cognitivos empezaron a experimentar con la programación de repeticiones para mejorar la memorización de conceptos. En esa misma época se lanzaron los primeros cursos de idiomas basados en este principio.

Sin embargo, la popularización de los ordenadores personales a partir de los años 80 fue lo que verdaderamente dio un impulso a esta técnica, ya que a partir de ese momento, el ordenador podía encargarse de programar las repeticiones, gestionar centenares de tarjetas de memoria (flashcards) e incluso recoger estadísticas de progreso. La fructífera relación entre tecnología y aprendizaje de idiomas daba aquí sus primeros pasos.

La repetición espaciada puede usar diferentes algoritmos, como el sistema Leitner o los algoritmos creados por SuperMemo. Algunos proponen intervalos entre los repasos más largos o más cortos, de duración fija o flexible, sin llegar a una conclusión clara de si esto afecta al resultado final o no.

En cualquier caso, la base de la técnica es siempre la misma: aprender varios conceptos (palabras nuevas, si hablamos de idiomas), y volver a repasarlas varias veces a lo largo de un período de tiempo. A medida que se van estudiando palabras nuevas, éstas se incorporan a la lista para repasar. Si llegado el momento del repaso podemos recordar su significado, tardaremos más tiempo en volver a ver esa palabra; si no la recordamos y fallamos, dicha palabra volverá a aparecer pronto, hasta que seamos capaces de memorizarla. En definitiva, es como el viejo cuaderno de nuestra clase de inglés en el cole, pero enfocándonos en aquellos conceptos que se nos resisten más – y por tanto aprovechando mejor el tiempo de estudio.

Aplicaciones que usan repetición espaciada

Esta técnica de aprendizaje es especialmente útil en idiomas, y eso es algo que no ha pasado desapercibido a muchas apps y plataformas online. A la hora de aprender vocabulario nuevo, por ejemplo, es de gran ayuda. Algunas de las apps donde puedes usar la repetición espaciada son:

  • Duolingo: la popular app gratuita para aprender idiomas utiliza repetición espaciada para ayudarte a aprender nuevas palabras y frases en el idioma escogido. Cuando llega el momento de repaso, Duolingo envía una notificación, reforzando de esta forma el vocabulario que más se resista a tu memoria.
  • Memrise: esta herramienta de aprendizaje contiene cursos de varios tipos, pero sobre todo de idiomas, basados en el utilización de la repetición espaciada. También hace uso de otra técnica de estudio, la mnemotecnia. Memrise te permite usar packs de tarjetas de memoria creados por otros usuarios o crear tú los tuyos propios.
  • Supermemo: no es sólo un programa de estudio, sino todo un método de aprendizaje basado en la técnica de la repetición espaciada y con su propio algoritmo. Actualmente puede usarse en Windows, en el navegador web y en iPhone.
  • Mnemosyne: es otro método de de estudio que utiliza el mismo algoritmo que SuperMemo. Las tarjetas de memoria de Mnemosyne, cuyo nombre se debe a la diosa griega de la memoria, pueden tener imágenes, sonido y vídeo, y el programa guarda estadísticas de progreso. Es portable (no requiere instalación) y además de Windows y Mac, también tiene app para Android.
  • Anki: este sistema de aprendizaje está basado en tarjetas de memoria y se puede usar en múltiples plataformas (web, Windows, Mac, dispositivos móviles…). Utiliza el mismo algoritmo que SuperMemo, aunque ligeramente modificado. Las tarjetas creadas con Anki pueden contener imágenes, sonidos y vídeos, y el programa recoge estadísticas de progreso del usuario. Toda la información se sincroniza mediante la web de Anki, y hay centenares de packs de tarjetas ya creados por otros que se pueden descargar y usar gratis.
  • Wanikani: por último, esta plataforma online está centrada en el aprendizaje de los kanji japoneses, y promete ayudarte a memorizar 2.000 kanji y 6.000 palabras de vocbulario japonés en poco más de un año. Cuenta con una interfaz web de diseño agradable y muy fácil de usar, y aunque no tiene apps oficiales, algunos usuarios han creado las suyas propias. También se puede usar la web en el móvil sin problemas.
Flashcards

El contexto lo es todo

Aunque las aplicaciones que usan el método de repetición espaciada pueden ser de gran ayuda para memorizar nuevos conceptos, si las usas para aprender vocabulario en un idioma extranjero no hay que olvidarse del contexto. Estudiar un idioma es mucho más que memorizar artificialmente una lista de palabras. Hay que tener en cuenta su uso correcto según la situación, y tratar de experimentar el idioma en un contexto más real.

De hecho, incluso quienes han usado la repetición espaciada con éxito para aprender, por ejemplo, los más de 1.900 kanji del estándar de uso diario del japonés, defienden la idea de que no hay que confiar ciegamente en este método para aprender a hablar un idioma. Además, recomiendan que cada uno cree su propio pack de tarjetas de memoria, porque cada uno tiene su forma única de crear conexiones – y escribir las palabras además ayuda a memorizarlas.

Estas listas son un añadido que sin duda puede contribuir a mejorar tu vocabulario (personalmente, doy fe de ello). Pero donde realmente aprenderás a utilizarlo con sentido es usando el idioma en todas sus otras vertientes: leyendo, escribiendo, escuchándolo, hablando con otras personas.

 

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Fuente: Genbeta.com

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]


Leave a Comment