Espacio

Cazadores de basura espacial


[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Está claro que en el futuro nuestra supervivencia pasará por la colonización de otros mundos. Nuestro pequeño planeta azul se vislumbra desde el espacio pequeño, vulnerable y… solo.

[/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_column_text]

“Nuestros recursos no durarán siempre y la madre Tierra será insuficiente para la población del futuro”

[/vc_column_text][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_column_text]

El ser humano reconoce que nuestro planeta tiene vida limitada. Las actuaciones del hombre en la naturaleza y su evolución han provocado graves daños en el planeta Tierra y, aunque desconocemos cuándo sucederá, en un futuro lejano habremos exprimido todo su jugo y necesitaremos “mudarnos” a otro sitio.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Por ello, parece que estamos empezando a tomar conciencia de que almacenar basura en el espacio, como se ha estado haciendo desde que el hombre comenzó sus periplos espaciales, no es una empresa inteligente ni segura.

Para ello, la ESA (Agencia Espacial Europea) lleva a cabo la Iniciativa “Clean Space” o “Espacio Limpio”, que busca comprender el impacto ambiental de la exploración espacial, y encontrar maneras para reducirlo.

[/vc_column_text][vc_text_separator title=»¿Basura espacial? ¡Bah!» title_align=»separator_align_center»][vc_column_text]

A pesar de que no es un tema nuevo, nunca se le ha dado la importancia que debiera. El ser humano pensó que como el universo es tan grande, qué más dará arrojar un poco de chatarra espacial por aquí y por allí. Craso error. Ya existen más de 500.000 piezas de escombros espaciales, que van desde el tamaño de una canica a ocho toneladas (su impacto está en primera plana ahora gracias a la película Gravity). Estos fragmentos dispersos viajan a velocidades de hasta 28.000 kilómetros por hora.

Los pequeños escombros que chocan entre sí, van creando nubes de fragmentos que conducirán a un problema de contaminación irreversible y también un problema para la seguridad de los viajes espaciales.

[/vc_column_text][vc_text_separator title=»¿Qué hacer entonces?» title_align=»separator_align_center»][vc_row_inner][vc_column_inner width=»2/3″][vc_column_text]

Hay que eliminar los desechos, limpiar el espacio de los restos de basura. Tanto es así, que los expertos recomiendan eliminar por lo menos cinco objetos cada año durante los próximos 50 años si no queremos tener problemas en el futuro.

Pero este tipo de misión no es nada sencilla. Para eliminar la basura espacial hay que maniobrar cerca de la misma, y recordemos que se trata de un objeto espacial descontrolado. El desafío de recoger la basura no es pequeño allá en el espacio.

La ESA opta por el desarrollo de un sistema de control de orientación y navegación donde los “cazadores de basura” deben ser dirigidos cerca de los escombros espaciales. Un mecanismo de captura, algo así como una red grande, un arpón, un tentáculo robótico o un brazo robótico, podría recoger los escombros y devolverlos a la tierra. En principio hay prevista una misión con este objetivo para 2022.

 

[/vc_column_text][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_single_image image=»3454″ img_link_large=»yes» img_link_target=»_blank» img_size=»large»][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_text_separator title=»Colonización de otros planetas» title_align=»separator_align_center»][vc_column_text]

Una vez que hayamos dejado el espacio en su estado natural, es decir, libre de basura, podríamos volver a plantear la exploración espacial como un objetivo a largo plazo en la historia de nuestra supervivencia, para cuando tengamos que buscar hábitat y alimento en otro planeta y evitar así la extinción.

[/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwYWxsb3d0cmFuc3BhcmVuY3klM0QlMjJ0cnVlJTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnd3dy5jb2RpZ29iYXJyYXMuY29tJTJGc2hhcmUtaHQlMkZqZWRpcyUyRmFkX3RwbC5waHAlM0ZpYyUzRDI4MCUyNmFtcCUzQnIlM0QxNjA2NCUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMzAwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyMjUwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2luaGVpZ2h0JTNEJTIyMCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYWxpZ24lM0QlMjJtaWRkbGUlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMjA=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_cta_button call_text=»Premios Bitácoras 2013″ title=»VOTA A LAFLECHA COMO MEJOR BLOG DE TECNOLOGÍA» target=»_blank» color=»btn-inverse» icon=»wpb_play» size=»btn-large» position=»cta_align_right» href=»http://bitacoras.com/premios13/votar/a8a2c3e053c3b0bc571d6bd1c89a056d6af0ab50″][/vc_column][/vc_row]

Readers Rating
0 votes
0

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.