BREVES

Auricular Glyph


[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Veo una medusa pasar frente a mí perezosamente, su movimiento interrumpe el centelleo de las partículas debajo del agua, cuando de repente una tortuga marina nada en mi dirección y empieza a morder los tentáculos de la medusa.

Sé que en realidad estoy viendo una escena en 3D en un prototipo de auricular de entretenimiento llamado Glyph, que se coloca sobre los ojos como si fuera un par de gafas gigantes y raras llenas de componentes electrónicos y proyecta imágenes directamente en mis retinas, mostrando el equivalente a un televisor de 80 pulgadas a unos dos metros de distancia, pero la imagen frente a mí es tan real que acabo gritando «¡No, no te lo comas! ¡No te va a saber bien!».

El mundo fuera de mi ambiente submarino resulta menos dramático. Estoy sentado en la pequeña oficina de Avegant, la start-up que comenzó a construir Glyph hace poco más de un año. El dispositivo se puede utilizar para ver vídeos en 3D y 2D, jugar a videojuegos y escuchar música. Avegant también planea incluir capacidades de seguimiento de la cabeza en versiones futuras, para que Glyph pueda ser utilizado para experiencias de inmersión de 360 ​​grados.

Cerca de 1.500 personas se han comprometido a pagar los 499 dólares (367 euros) o más que cuesta comprar el dispositivo a través la campaña en Kickstarter de Avegant, que ha recaudado más de tres veces su meta de 250.000 dólares (183.864 euros). La compañía tiene previsto entregar el dispositivo a sus inversores en diciembre, y luego comenzar a venderlo en general.

Pero, ¿qué hace que Glyph sea especial? Avegant asegura que es el método de proyección de imagen de los auriculares, que refleja la luz sobre cada retina a través de una serie de lentes y espejos diminutos y hace que las imágenes sean más nítidas y fáciles de ver que con el uso de una pantalla, como hacen muchos productos de la competencia, entre ellos Oculus Rift. Su capacidad para imitar la profundidad sin duda hace que sea especialmente bueno para mostrar contenido de aspecto natural en 3D.

Cuando visito la oficina de Avegant en Mountain View, California (EEUU) para probar el dispositivo, voy con la idea de que no me va a impresionar. Tengo dudas sobre la utilidad de Glyph y nunca he visto una demo en 3D que realmente me haya cautivado. Pero esta vez fue diferente. Hay dos auriculares sobre la mesa cuando entro a la sala de conferencias, un prototipo más antiguo de Avegant con las tripas a la vista y sin auriculares, y uno nuevo que se parece a un par gigante de auriculares y está mucho más cerca de lo que es probable sea la versión final cuando Glyph llegue a las estanterías.

El director de operaciones y director de software de Avegant, Yobie Benjamin, me ayuda a ponerme y ajustarme el prototipo más antiguo, que tiene brazos de plástico endebles y tengo que sostener en la cabeza. Ambos prototipos están enchufados a una caja gris más o menos del tamaño de una tostadora, y que según me dicen es una batería, que en la próxima versión de Glyph se colocará en la parte del oído y proporcionará tres horas de vídeo o videojuegos.

Lo primero que hago es ver una escena de acción de un disco Blu-ray 3D de la película Avatar, que se reproduce desde un portátil conectado (el Glyph se puede conectar a cualquier reproductor de medios con una entrada HDMI, por lo que puedes utilizarlo con muchos teléfonos inteligentes, ordenadores portátiles y tabletas). Con el Glyph puesto, veo lo que parece ser una pantalla grande y brillante frente a mi cara, con un marco negro alrededor, y si miro por encima y por debajo veo fragmentos del mundo exterior. Los Na’vi parecen volar frente a mi cara, pero no siento los retrasos, colores raros o duplicados de la imagen que he observado al ver contenido 3D en otras ocasiones. Hay algunas imágenes pixeladas, pero me han dicho esos son problemas técnicos en el archivo de Avatar, no del dispositivo.

A continuación veo el vídeo submarino, que resulta igualmente cautivador, con peces payaso nadando y coral rosa brillante que refleja la luz en diferentes direcciones. El encuentro mencionado antes entre la tortuga y las medusas tiene un aspecto intenso y brillante.

El Glyph funciona mediante la emisión de luz desde un LED de bajo consumo, que se refleja en una serie de dos millones de pequeños espejos en un sistema de lentes y luego es proyectado a la parte posterior de las retinas. Esto parece lograr una experiencia visual mucho más cómoda. Me encantaría poder ver una película entera si tuviera tiempo de hacerlo.

También me ha sorprendido saber que puedo usar el Glyph sin mis gafas, ya que puedo ajustar la distancia entre cada pupila y enfocar cada ojo por separado. Una vez que lo hago, consigo ver una imagen grande y nítida. Me quedo anonadado al ver las imágenes frente a mí con toda claridad y sin gafas, que normalmente me pongo para casi todo.

La tecnología de pantalla y las características de visionado sin gafas son aún más agradables en un prototipo mucho más acabado que pruebo a continuación, y que Benjamin denomina «el factor de forma alfa». Este tiene auriculares con cancelación de ruido integrados y se puede colocar sobre los ojos o usarse sobre la cabeza como un par normal de auriculares.

Veo un clip de Los Juegos del Hambre en Netflix a través de un teléfono inteligente Nexus 5, con una imagen y sonido excelentes. Con los auriculares con cancelación de ruido y la paleta de grises de la película ante mis ojos, me desconecto del mundo que me rodea, a pesar de que es sólo una película normal en 2D. Un dial en uno de los oídos me permite ajustar el volumen, y aunque sobresale un cable de cada auricular (habrá uno en la versión final de Glyph), no molestan.

Un juego de carreras resulta aún más divertido. Tengo que controlar el juego moviendo el teléfono inteligente, pero un hueco intencional entre el Glyph y mi cara hace que resulte fácil cambiar la mirada entre los dos, si es necesario. Siento que soy mucho más parte de la acción que si juego a un juego en un teléfono inteligente, o con una pantalla y un controlador.

A lo largo de la experiencia, el mayor problema que experimento con Glyph es que es demasiado pesado para tenerlo sobre mi cabeza (que reconozco que es pequeña) sin tener que sostenerlo físicamente en su sitio. Cuando juego al juego de carreras, por ejemplo, Benjamin tiene que sostener el prototipo en la cabeza para que yo pueda mantener las manos en los controles. Benjamin asegura que pesa alrededor de 566 gramos actualmente, y la intención es bajar el peso a 400 para la próxima versión del dispositivo. Aún así resultaría bastante pesado, pero con una cinta para la cabeza podría funcionar.

Presumiblemente, adelgazar el dispositivo también afectará a su apariencia. En la actualidad, tiene el aspecto de un par de auriculares Beats de gran tamaño, y me sentí como Robocop con el Glyph puesto en la cara. Durante un largo vuelo puede que no me importase, pero tendría dificultades para convencerme a mí mismo de llevarlo al usar el transporte público. Incluso si Avegant logra aligerar el Glyph de manera significativa, mejorar su apariencia y añadir con éxito el seguimiento de la cabeza para permitir experiencias de realidad virtual, aún tiene que convencer a los consumidores de que vale la pena pagar 499 dólares por él. Esto será mucho más difícil que cualquiera de los retos técnicos o estilísticos a los que se enfrenta la compañía.

[/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/1″][vc_column_text]

Fuente: Technologyreview.com

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwYWxsb3d0cmFuc3BhcmVuY3klM0QlMjJ0cnVlJTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnd3dy5jb2RpZ29iYXJyYXMuY29tJTJGc2hhcmUtaHQlMkZqZWRpcyUyRmFkX3RwbC5waHAlM0ZpYyUzRDI4MCUyNmFtcCUzQnIlM0QxNjA2NCUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMzAwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyMjUwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2luaGVpZ2h0JTNEJTIyMCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYWxpZ24lM0QlMjJtaWRkbGUlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMjA=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwYWxsb3d0cmFuc3BhcmVuY3klM0QlMjJ0cnVlJTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnd3dy5jb2RpZ29iYXJyYXMuY29tJTJGc2hhcmUtaHQlMkZqZWRpcyUyRmFkX3RwbC5waHAlM0ZpYyUzRDI4MCUyNmFtcCUzQnIlM0QxNjA2NCUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMzAwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyMjUwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2luaGVpZ2h0JTNEJTIyMCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYWxpZ24lM0QlMjJtaWRkbGUlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMjA=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_raw_html]JTNDJTIxLS0lMjBCRUdJTiUyMFNUQU5EQVJEJTIwVEFHJTIwLSUyMDMwMCUyMHglMjAyNTAlMjAtJTIwTGFmbGVjaGEubmV0JTNBJTIwbGFmbGVjaGEubmV0JTIwLSUyMERPJTIwTk9UJTIwTU9ESUZZJTIwLS0lM0UlMEElM0NTQ1JJUFQlMjBUWVBFJTNEJTIydGV4dCUyRmphdmFzY3JpcHQlMjIlMjBTUkMlM0QlMjJodHRwJTNBJTJGJTJGYWRzLnlhaG9vLmNvbSUyRnN0JTNGYWRfdHlwZSUzRGFkJTI2YWRfc2l6ZSUzRDMwMHgyNTAlMjZzZWN0aW9uJTNENTAxMTE0MCUyNnB1Yl91cmwlM0RsYWZsZWNoYSUyMiUzRSUzQyUyRlNDUklQVCUzRSUwQSUzQyUyMS0tJTIwRU5EJTIwVEFHJTIwLS0lM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.