BREVES

Una sustancia alarga la vida de ratones de laboratorios que llevan una dieta normal


[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

La vida humana es corta o, al menos, más corta de lo que nos gustaría que fuera. Encima, al llegar a la vejez, la calidad de la misma disminuye. A lo largo de la historia de la humanidad se ha perseguido el mito de la eterna juventud sin conseguirlo.
En los últimos tiempos la ciencia ha emprendido la búsqueda de algún proceso que permita alargar la vida o retrasar la vejez y ha realizado algunos hallazgos en modelos animales de laboratorio. En NeoFronteras hemos cubierto algunos de estos resultados en los últimos años.
Uno de los primeros resultados fue la dieta de restricción calórica en ratones. Si se alimenta muy poco a los ratones estos viven más. No se sabe muy bien cómo funciona, pero es así. Algunos individuos creen que esto es aplicable a los humanos y se han prestado a seguir una dieta al límite de las calorías mínimas que necesita una persona. Obviamente todavía no se sabe si esto funciona en el caso humano.
Eso sí, hay dos estudios a largo plazo sobre primates no humanos para comprobar si la dieta de restricción calórica alarga o no la vida. Uno realizado en University of Wisconsin con y el otro en el National Institute of Health’s National Institute on Aging, ambos con macacos. El primero parece indicar que esta dieta funciona, pero no en el segundo.
Lo ideal sería no tener que pasar por una dieta peligrosa para poder vivir más. Además, una vida así parece más bien miserable. Por otro lado, no parece que en las regiones del planeta donde hay mucha pobreza y se pasa hambre la gente viva más, sino todo lo contrario.
Si se dispusiera de un método para obtener los mismos resultados bioquímicos que con la dieta de restricción calórica sería muy positivo. Parece que ahora se ha logrado precisamente esto, pero, de nuevo, en ratones. Se trata de una simple sustancia química.
En estudios previos se había mostrado que los ratones bajo una dieta alta en grasas vivían más si se les administraba SRT1720. En el nuevo estudio se ha demostrado que los ratones bajo una dieta normal pueden también beneficiarse de esta sustancia.
Por qué este tipo de dieta funciona es un asunto que está bajo debate en la comunidad científica, pero se han propuesto varias posibilidades. Una de las posibilidades que tiene mayor aceptación es la que tiene que ver con unas proteínas denominadas sirtuinas. Estas proteínas están implicadas en una amplia variedad de procesos relacionados con el metabolismo y la inflamación. Los ratones genéticamente modificados para tener altos niveles de estas proteínas son menos proclives a padecer enfermedades como la diabetes. Además, algunas sustancias químicas que activan las sirtuinas han demostrado tener efectos beneficiosos sobre el sistema cardiovascular y la inflamación en ratones.

Algunos estudios se han realizado con el resveratrol, que supuestamente activa las sirtuinas. El resveratrol se encuentra en el vino tinto y se puedo demostrar que consigue alargar la vida de las levaduras y de los ratone obesos. Pero el vino tinto contiene muy bajos niveles de este compuesto, por lo que sus efectos positivos serían mínimos, si es que los tiene.

En estudios en donde se ha administrado resveratrol a humanos se han obtenido resultados desiguales, por lo que se cuestiona su utilidad. Además, se ha cuestionado su efecto sobre la activación de las sirtuinas por parte de la comunidad científica.
Recientemente se ha encontrado que el compuesto SRT1720 activa mucho más eficientemente las sirtuinas que el resveratrol. Al parecer, se consigue extender la vida de los ratones de laboratorio bajo dieta normal en un 9%.
Pero todavía queda un largo camino para que este compuesto se pueda administrar a humanos, si es que finalmente se puede. Puede que “sólo” sirva para aliviar ciertas dolencias, como las cardiacas o la diabetes, pero que no alargue la vida humana ni retrase el envejecimiento.
Su experimentación en humanos peca del mismo escollo que otras terapias: científicamente hablando se necesitaría hacer una experimentos que durara muchas décadas. Es más fácil comprobar su efecto sobre algunas enfermedades.

[/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/1″][vc_column_text]

Fuente: Neofronteras.com

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRmEubGlnYXR1cy5jb20lMkYlM0ZpZHMlM0Q1MzcyNyUyNnQlM0RqcyUyMiUzRSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwYWxsb3d0cmFuc3BhcmVuY3klM0QlMjJ0cnVlJTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnd3dy5jb2RpZ29iYXJyYXMuY29tJTJGc2hhcmUtaHQlMkZqZWRpcyUyRmFkX3RwbC5waHAlM0ZpYyUzRDI4MCUyNmFtcCUzQnIlM0QxNjA2NCUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMzAwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyMjUwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2luaGVpZ2h0JTNEJTIyMCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYWxpZ24lM0QlMjJtaWRkbGUlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMjA=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]


Leave a Comment