Internet

La importancia de una web segura


Antes del apogeo de Internet, la seguridad cibernética era, hasta cierto punto, bastante insignificante. Durante sus primeros días, Internet simplemente no simbolizaba un incentivo interesante para los criminales de la red. Básicamente no había ni datos suficientes para robar, ni tampoco dinero al que echarle el guante virtual. Y es que, por aquel entonces, las amenazas informáticas únicamente se limitaban a actos de vandalismo en aras de la notoriedad como actos con intención de relevancia pública.

Sin embargo, a medida que nuestra tecnología continuó floreciendo, pasando de unas pocas páginas web con contraseñas poco trabajadas con las que se podía salir del paso (como Dios, password o incluso 1234) a un mar -o más bien océano- de páginas y páginas que no paran de multiplicarse y en las que introducimos muchísima más información sensible que antes, también lo han crecido, por tanto, las oportunidades para los ciberdelincuentes. Sus objetos de deseo han crecido exponencialmente y nuestra exposición al riesgo, también.

Y es que el auge de las redes en las oficinas, la extensión masiva del uso de mensajería instantánea y el correo electrónico abrieron las puertas para que estos pudieran introducir su pie (o sus manos) en los sistemas informáticos. La creciente popularidad de Internet les dio un nuevo campo de juego para explorar. Con él, podrían llegar a casi todo el mundo que tuviera una conexión a internet, ya fuese en casa o en el trabajo.

Podían, por ejemplo, utilizar dominios online para alojar software malintencionado o utilizar las páginas web para certeros ataques de phishing. Durante un tiempo, la seguridad en internet se convirtió en una cuestión de bloqueo de archivos maliciosos o malware, páginas web y correos electrónicos. Hasta que la movilidad entró en escena.

La tecnología móvil expandió aún más el alcance de los delincuentes cuyas motivaciones han evolucionado con el tiempo. De virus creados para la diversión, los delincuentes pasaron a convertirse en atacantes sofisticados destinados a organizaciones de alto nivel para grandes volúmenes de datos y con beneficios aún mayores o incluso para usuarios más o menos incautos que pudieran caer en sus trampas.

En la actualidad, al igual que ha ocurrido en las calles, los robos y las estafas online también han crecido. De ahí que no sirva con tener nuestra página web y unas simples contraseñas cifradas para quedarnos tranquilos; es recomendable disponer de servicios externos más sofisticados; así podrás aumentar la seguridad de tu web y estar seguro de que tu sitio, tu información sensible y todo lo que vuelcas en ella con tanto esmero, esté seguro.

Y es que, como siempre, la prevención es la mejor herramienta. Afrontar la seguridad de una manera proactiva y versátil hará que no tengamos que lamentarnos en el futuro.

 

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Fuente: Redacción

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]


Leave a Comment