Hardware

Intel lanza su nueva familia de procesadores Intel Atom 3900


El Internet de las Cosas, o IoT, está interconectando miles de millones de dispositivos inteligentes entre sí, creando una oleada de cambio en nuestra forma de vivir y trabajar. Según previsiones de Cisco IBSG, el número de dispositivos interconectados aumentará de forma drástica, alcanzando los 50.000 millones de dispositivos en 2020. Esto, además, conllevará la generación de 44 zettabytes de datos (o 44 billones de gigabytes) cada año, y requerirá niveles de rendimiento muy superiores, tanto en el perímetro como en la niebla, para que el IoT siga siendo viable.

Con el fin de hacer posibles estas experiencias, Intel tiene el placer de anunciar hoy su nueva generación de procesadores Intel® Atom™ para el IoT, con motivo del IoT Solutions World Congress. La nueva familia de procesadores Intel Atom E3900 ha sido diseñada desde cero con el propósito de estimular un desarrollo rápido de las empresas centradas en el IoT y permitirlas copar con crecientes niveles de complejidad. El resultado es un procesador excepcionalmente capaz de ofrecer rendimiento, potencia de procesamiento y escalabilidad.

Estos procesadores ofrecen a los clientes niveles de seguridad, determinismo y potencia en el procesamiento de imagen y sonido nunca vistos en un formato tan compacto. Esta plataforma contribuirá a estimular la aparición de innovadoras aplicaciones de IoT en sectores como el industrial, el audiovisual, el de producción, el comercial, etc. La serie de procesadores Intel Atom A3900 estará orientada específicamente a experiencias para vehículos y dirigida al sector de la automoción. Publicaremos más detalles sobre esta serie en 2017.

Procesamiento más rápido, sólido y fiable con una mayor integración con los sensores, directamente en el perímetro

La serie de procesadores Intel Atom E3900 harán al perímetro y la niebla más inteligentes, haciendo posible que gran parte de la demanda de procesamiento se satisfaga directamente en el sensor o cerca de él, paliando la necesidad de desviar todo el procesamiento a centros de datos. La niebla, también conocida como redes en la niebla, es cómo nos referimos a las infraestructuras descentralizadas de computación en las que los recursos de computación y servicios de las aplicaciones se distribuyen al punto más lógico en las interconexión entre la fuente de los datos y la nube.

Tomemos como ejemplo las cámaras de tráfico y los datos de los sensores. Enviar los datos de los sensores a servidores para que sean procesados entraña desventajas significativas, como la pérdida de fidelidad en las grabaciones de vídeo, fruto de la compresión, así como los tiempos de transferencia. La capacidad de procesar estos datos directamente en el dispositivo sensor eliminaría estos inconvenientes. En la industria de la automoción, por ejemplo, el habitáculo definido por software es donde estas posibilidades podrían representar una gran diferencia. Las tendencias actuales hacen que sea un único sistema central el que impulse la instrumentación digital, los sistemas de navegación y otros sistemas avanzados de asistencia al conductor. Resulta por ello importante que sistemas como los sensores trasero o cenital de aparcamiento, o los radares de colisión lateral funcionen en todo momento de forma fiable e inmediata, independientemente de las tareas que los sistemas multimedia o de navegación puedan estar haciendo en un momento dado.

Así, la familia de procesadores E3900, que ofrece más de 1,7 veces más potencia que la generación que la precede1, ha sido diseñada para ofrecer compatibilidad con memoria más rápida y un mayor ancho de banda, ofreciendo así el procesamiento rápido y eficiente que necesitan las redes de interconexión entre el perímetro y la nube. Los compactos procesadores de la serie Intel Atom E3900, creados para zócalos de contacto FCBGA y producidos empleando tecnología de silicio de 14 nm, son perfectos para un amplio espectro de aplicaciones en torno al IoT, en el que el rendimiento, el espacio y el consumo son críticos. Además, estos procesadores ofrecen otras características, entre las que se incluyen:

Gráficos de gran calidad para aplicaciones multimedia: Esta serie de procesadores cuenta con la 9ª generación de núcleos gráficos, que ofrecen un rendimiento 3D hasta 2,9 veces superior a los de los procesadores de la generación anterior2, y son capaces de alimentar hasta 3 pantallas independientes.

Procesamiento avanzado de la imagen, a la altura de todos los sistemas de visión: Los procesadores de la familia E3900 ofrecen unidades de procesamiento de imagen en cuatro vectores, lo que resulta en una mejor visibilidad, vídeo de gran calidad en situaciones de baja luminosidad, reducción del ruido y gran preservación del color y el detalle.

Conectividad más rápida para mantener los dispositivos interconectados: La tecnología Intel® Time Coordinated Computing coordina y sincroniza periféricos y redes de dispositivos interconectados. Al sincronizar los relojes internos del SoC y de la red, la tecnología Intel Time Coordinated Computing permite realizar comunicaciones en red con una precisión de microsegundos.

La familia de procesadores Intel Atom E3900 representa un paso adelante significativo hacia un ecosistema más robusto para el IoT. El programa de acceso anticipado en torno a estos procesadores ha generado un entusiasmo tremendo entre clientes y partners, lo que bien puede hacer de este producto uno de los procesadores para el IoT de mayor éxito en la historia de Intel.

Con el fin de seguir ofreciendo infinitas posibilidades inteligentes e interconectadas para el futuro, en Intel estamos trabajando en colaboración con un ecosistema del IoT de lo más diverso, compuesto por fabricantes de equipos y dispositivos, proveedores de software y OEM líderes en su sector, entre los que se cuentan Delphi*, FAW*, Neusoft*, Hikvision* y muchos otros, en los sectores más dispares.

En Intel estamos entusiasmados por las interminables posibilidades e innovación que traerá consigo la nueva familia de procesadores Intel Atom E3900, con el fin de resolver problemas reales de los clientes. De la mano de estos procesadores, Intel continuará contribuyendo al sector de las tecnologías IoT las significativas ventajas que representa la economía de escala, tanto en sensores, como en computación y almacenamiento. Las tecnologías del IoT tienen el potencial de revolucionar sectores enteros y de abrir las puertas a nuevos ciclos de crecimiento, transformando nuestras experiencias cotidianas en el proceso. El renacimiento del IoT ha comenzado, y estoy impaciente de ver las nuevas aplicaciones que están por llegar.


Leave a Comment