Robótica

El dron R2-D2


Este 2015 ha sido el año de Star Wars, y sin importar que seamos fan de la saga, el nivel de exposición tanto por parte de Disney como lo realizado por los mismos fans, nos ponen ante un escenario donde es imposible ser indiferente.Star Wars es un fenómeno mediático y cultural, y esto apenas está comenzando.

Desde que se dieron a conocer los detalles del ‘Episodio VII: El Despertar de la Fuerza‘, algo de lo más atractivo fue conocer la incorporación de un nuevo androide, BB-8, que rápidamente se posicionó como uno de los personajes favoritos, e incluso su juguete fabricado por Sphero ha sido de lo más vendido en estas fechas. Esto hizo que muchos olvidarán al que por muchos años ha sido el favorito, R2-D2, que en esta ocasión regresa con nuevos poderes gracias a uno de esos fans makers, quienes han dotado al androide de aspas para volar.

R2-D2 es ahora un increíble cuadricóptero

Don Melara, un gran fan de Star Wars, ha creado un proyecto de esos que sólo se ven muy esporádicamente, ya que no sólo ha creado su propia réplica de R2-D2, sino que lo ha dotado de un mecanismo que lo transforma en un asombroso drone de cuatro motores.

Su invención lleva por nombre “Arturo” (¿?) y está equipado con un sistema de navegación GPS de DJI, posee un domo articulado, luces LED, altavoz para reproducir los famosos sonidos, además de una cámara CCD instalada en el ojo frontal, con la que se pueden sacar fotografías. El proyecto le llevó 8 días, y gracias a sus conocimientos en aviación ha podido crear este magnifico drone de R2-D2.

En el siguiente vídeo Don nos presenta su creación, pero eso no es todo, de acuerdo a la descripción del vídeo se trata de varios episodios, donde nos presentará las aventuras de R2-D2 volador por diversos lugares, este vídeo es sólo la presentación, y ya nos está prometiendo próximos vídeos con detalles de su fabricación, así como un vuelo dentro del aeropuerto de Los Ángeles.

 

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Fuente: Xataka.com

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]


Leave a Comment