Smartphones y Tablets

Crowdsourcing: de la web al móvil


[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Estoy probando un aplicación para Android llamada Twitch. Creada por investigadores de la Universidad de Stanford (EEUU), te pide que completes unas cuantas tareas sencillas -contribuir con información relativa a los niveles de energía, por ejemplo, o llevar a cabo tareas sencillas como ordenar imágenes o estructurar datos extraídos de las páginas de la Wikipedia- cada vez que desbloqueas tu teléfono. La información recogida por aplicaciones como Twitch podría ser útil para académicos, investigadores de mercado o negocios locales. Este tipo de software también puede ser una forma económica de hacer trabajo útil que se pueda descomponer fácilmente en trozos y enviar a millones de dispositivos.

Twitch es uno de los proyectos dedicados a explorar el crowdsourcing a través de la pantalla de desbloqueo. Ya hay mucha gente que contribuye de forma desinteresada a sitios web de colaboración colectiva como Wikipedia o Quora, o de pago como Mechanical Turk de Amazon; y la popularidad de la aplicación de tráfico Waze demuestra que la gente está dispuesta a contribuir a una causa común desde sus aparatos si produce un resultado útil y adecuado.

No hay escasez de teléfonos con pantallas de desbloqueo con los que contar. Según datos del investigador de mercados comScore, 160 millones de personas en Estados Unidos (o el 67% de los usuarios de móviles) tienen smartphones y casi el 52% de estos tienen instalado el sistema operativo Android de Google, que permite a aplicaciones como Twitch sustituir la pantalla de desbloqueo estándar.

El profesor adjunto de la Universidad de Stanford Michael Bernstein, que trabaja en Twitch, cree que este tipo de recolección masiva de datos trocito a trocito (mientras esperas al ascensor o estás en una reunión aburrida), es una forma de superar las exigencias que algunos crowdsourcing actuales imponen a los usuarios en términos de tiempo. “A mucha gente le gustaría poder contribuir, pero no lo convierten en una prioridad”, explica.

En un estudio llevado a cabo por los investigadores de Stanford, 82 usuarios de Twitch completaron 19 tareas al día en un periodo de tres semanas. A los participantes se les preguntó cuánta gente tenían alrededor, cómo iban vestidos, y cómo de enérgicos o letárgicos se sentían, una novedosa forma de medida móvil de la actividad pública. Los investigadores hallaron que las tareas no consumían más tiempo ni distraían más que el gesto habitual de deslizar el dedo por la pantalla para desbloquear el teléfono, la mediana del tiempo necesario para completar cada tarea fue de 1,6 segundos, mientras que para el gesto de desbloqueo es de 1,4 segundos.

“Lo único que hicimos fue sustituir un gesto que se asegura de que estás prestando atención por otro que se asegura de que estás prestando atención y que además resulta que contribuye a un objetivo global”, afirma Bernstein.

A los participantes no se les ofreció una compensación económica por su labor, pero la aplicación les decía cuanta gente de su alrededor había escogido la misma respuesta que ellos. Sin embargo, éste quizá no sea incentivo suficiente para persuadir de participar. Un poco más de la mitad de los participantes en el estudio usaron la aplicación de media, durante 32 días, pero casi la mitad de los participantes desinstalaron la aplicación en menos de un día.

El profesor adjunto de la Universidad de Toronto (Canadá) Khai Truong, que investiga formas de hacer que la computación móvil sea más útil, ha desarrollado una aplicación parecida, pero ha probado a pagar a la gente para que la use.

Truong dio a los 10 participantes en el estudio 20 dólares por cabeza (unos 15 euros) para que usaran, durante dos semanas, una aplicación Android llamada Slide to X que les presentaba una tarea de entre varias posibles para desbloquear el teléfono: un barrido estándar, una pregunta de respuesta múltiple sobre la salud del usuario o sus actividades recientes, o una pregunta matemática fácil diseñada para determinar si el usuario estaba dando respuestas pensadas o simplemente dándole a cualquier opción al azar. La aplicación también recogía datos como la cantidad de veces que el usuario desbloqueaba el teléfono y dónde estaba y qué hora era cuando lo desbloqueaba.

Truong halló que los participantes en el estudio respondieron a una media de 50 preguntas diarias por cabeza o 772 en total a lo largo de las dos semanas, y que sí parecían estar implicados en las respuestas y no simplemente tocando la pantalla con la cabeza en otra parte. La compensación económica salió a un poco menos de 3 centavos por pregunta (unos 2 céntimos de euro), y todos menos un participante dijeron que estarían dispuestos a seguir en el estudio durante el mismo periodo y con la misma compensación.

“Es un buen indicador de que este tipo de interfaz no exige una compensación económica muy elevada para que la gente quiera usarlo”, afirma Truong.

Truong está trabajando en una aplicación que cualquiera puede usar para una recogida de datos sencilla y sin ánimo de lucro en el que se hacen preguntas con respuesta múltiple (aunque imagina que, en vez de pagar a los usuarios, quienes usan la aplicación para reunir datos podrían hacer donativos en nombre del usuario a la organización que éste elija). Truong sostiene que esto podría ser especialmente útil para recopilar información que no se puede recoger estando sentado delante de un ordenador, por ejemplo el ruido que hay en distintas partes de la ciudad en distintos momentos del día.

Bernstein y el grupo de Twitch también están preparando una nueva versión de su aplicación que pide a los usuarios que ayuden a estructurar la Web comprobando la fiabilidad de los datos propuestos por el software de extracción de información de la Universidad de Washington (EEUU), Reverb, en un análisis de textos de Wikipedia. Se espera que la aplicación esté lista para dentro de un mes o dos.

[/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/1″][vc_column_text]

Fuente: Technologyreview.com

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRmEubGlnYXR1cy5jb20lMkYlM0ZpZHMlM0Q1MzcyNyUyNnQlM0RqcyUyMiUzRSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTNFJTNDJTIxLS0lMEFnb29nbGVfYWRfY2xpZW50JTIwJTNEJTIwJTIyY2EtcHViLTUxNjM0NDI4NjUwODk5NjYlMjIlM0IlMEElMkYlMkElMjAzMDB4MjUwJTJDJTIwY3JlYWRvJTIwMjIlMkYxMCUyRjEwJTIwJTJBJTJGJTBBZ29vZ2xlX2FkX3Nsb3QlMjAlM0QlMjAlMjI2MDUwNjA5NDEwJTIyJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX3dpZHRoJTIwJTNEJTIwMzAwJTNCJTBBZ29vZ2xlX2FkX2hlaWdodCUyMCUzRCUyMDI1MCUzQiUwQSUyRiUyRi0tJTNFJTBBJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyMnRleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTIyJTBBc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnBhZ2VhZDIuZ29vZ2xlc3luZGljYXRpb24uY29tJTJGcGFnZWFkJTJGc2hvd19hZHMuanMlMjIlM0UlMEElM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwYWxsb3d0cmFuc3BhcmVuY3klM0QlMjJ0cnVlJTIyJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnd3dy5jb2RpZ29iYXJyYXMuY29tJTJGc2hhcmUtaHQlMkZqZWRpcyUyRmFkX3RwbC5waHAlM0ZpYyUzRDI4MCUyNmFtcCUzQnIlM0QxNjA2NCUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMzAwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyMjUwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2luaGVpZ2h0JTNEJTIyMCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYWxpZ24lM0QlMjJtaWRkbGUlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMjA=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]


Leave a Comment